Edición Latinoamérica
29 de Octubre de 2020

Luego de que el hermano del presidente fuera vinculado a la mafia del sector

Brasil: la oposición brasileña quiere que se investigue la corrupción en el juego

(Brasil).- Representantes de la oposición brasileña pretenden instalar una comisión parlamentaria de investigación (CPI) para dilucidar los juegos clandestinos en el país. La iniciativa provino del diputado Carlos Sampaio, de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

L

a iniciativa, del diputado Carlos Sampaio, surgió este fin de semana, cuando fue revelado el contenido de escuchas telefónicas realizadas por la policía federal.

De acuerdo a las escuchas, el hermano del presidente, Luiz Lula da Silva, “usó” el nombre del mandatario para un lobby vinculado a juegos de azar.

Sampaio informó a la prensa que comenzó a recoger firmas para la instalación de la comisión, luego del operativo Jaque Mate desplegado lunes y martes en seis eEstados del país, en el cual fueron detenidas más de 70 personas.

“Fue un trabajo silencioso (el de juntar firmas), sobre la base de datos concretos”, dijo Sampaio.

Para el parlamentario, el presunto vínculo del hermano mayor del presidente, Génival Inácio da Silva, conocido como Vavá e investigado por la policía federal por “tráfico de influencia” y “explotación de prestigio”, “refuerza” la necesidad de llevar adelante la investigación.

Además de dilucidar la supuesta participación de Vavá en el sistema de corrupción, la llamada CPI de los juegos ilegales también apuntará, según el diputado, a la proximidad de integrantes del Judicial con cuadrillas de juegos de azar.

A su vez, el jefe del partido Demócrata (DEM, ex Frente Liberal, de derecha) en el senado, José Agripino Maia, cuestionó la presunta omisión de la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) en el caso de corrupción que alcanzó al hermano del presidente.

“Ante la omisión, le cabe al Congreso investigar el caso para impedir que la impunidad favorezca al hermano o a cualquier otro pariente del presidente”, sostuvo Maia.

De parte de los aliados del presidente, el senador Romero Jucá, del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), de centro, consideró la instalación de una CPI como “fuera de foco” y destacó la postura del mandatario ante los hechos.

“Lula fue muy claro al afirmar que todo debe ser investigado por la policía federal y la Justicia”, afirmó.

“El hecho de que parientes del presidente, de gobernadores, sean procurados por decenas de personas no es bueno, pero infelizmente ocurre”, comentó.

El presidente y el gobierno “no pueden controlar lo que hablan Vavá y otros familiares”, completó.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook