Edición Latinoamérica
18 de Agosto de 2019

Se firmó un acta de intención

Argentina: los trabajadores del Casino Flotante se reunieron con el ministro de Trabajo

(Argentina).- Alrededor de unos 700 empleados del Casino Flotante, que están afiliados al Sindicato de Juegos de Azar (ALEARA), marcharon por las calles de la Ciudad de Buenos Aires y se reunieron con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, para reclamar la reapertura del barco casino, el cual cerró sus puertas hace más de un mes.

L

a movilización se produjo luego de que 11 dirigentes de ALEARA y trabajadores del casino recuperaron su libertad, tras ser detenidos durante una protesta frente a la cartera laboral, donde pidieron la intervención en el conflicto de Tomada.

Gastón Blascovsky, uno de los dirigentes apresados, se declaró “indignado” por la falta de soluciones al conflicto que soportan los trabajadores del Casino, que cerró sus puertas hace 33 días y que, según aseguró, no liquidó los sueldos del mes de mayo.

Blascovsky señaló que cerca de las 18 hs. del miércoles se reunieron con Tomada en la sede de la cartera laboral, luego de marchar en horas del mediodía desde el barrio porteño de Parque Lezama, frente a la empresa concesionaria del Casino Flotante.

“Logramos una reunión con Tomada y firmamos un acta de intención, pero lo que le dijimos es que el Ministerio de Trabajo tiene la llave para resolver el problema, mediante una conciliación obligatoria”, dijo.

El casino flotante de Buenos Aires permanece cerrado desde el pasado 3 de mayo, debido a una disputa por el encuadramiento de los trabajadores entre ALEARA, que dirige el diputado macrista Daniel Amoroso, y el Sindicato Obrero Marítimos Unidos (SOMU), que encabeza Omar Suárez.

Diez por ciento de unos 2.000 trabajadores de los barcos casinos, todos tripulantes, están afiliados a SOMU, y el resto a ALEARA, pero el sindicato marítimo reclama representar a la totalidad de los empleados. Los trabajadores, que rechazan el traspaso de gremio, cortaron días atrás en tres oportunidades la Avenida del Libertador a la altura del Hipódromo de Palermo.

Esos reclamos se habían realizado en el Hipódromo frente a la puerta de la sala de máquinas tragamonedas, cuya concesión está en manos del patagónico Cristóbal López, que compró al grupo español Cirsa un importante porcentaje de acciones de los casinos flotantes.

Blascovsky afirmó que rechazan cambiarse de sindicato porque “se precarizarían nuestros salarios, y nosotros ya tenemos firmado un convenio colectivo de trabajo” que estableció los nuevos sueldos para el sector, superiores a los acordados por los marineros. La semana pasada, los delegados llevaron la protesta a la Plaza de Mayo, frente a la Casa de Gobierno, donde encontraron un vallado reforzado y un gran despliegue policial.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook