Edición Latinoamérica
14 de Agosto de 2020

Cada vez recaudan menos

Colombia: las loterías costeñas van rumbo a la quiebra

(Colombia).- La Lotería del Atlántico solo vende el 6% de los billetes de cada sorteo. La de Bolívar llega el 4,5% y otras venden menos. Deben más de U$S 13.466.925 al sector de la salud en la región Caribe, que es el monto acumulado en los últimos 5 años por no girarle el 12% de las ventas brutas.

L

as de mayor compromiso son Atlántico con 8.300 millones de pesos (U$S 4.471.019); Bolívar, 8.000 millones (U$S 4.309.416); y Libertador en el Magdalena, con 8.000 millones de pesos (U$S 4.309.416).

La situación es tan crítica, que el contralor del Atlántico, Roberto Solano Navarra, se refirió como a una “reunión de quebrados” cuando habló de un encuentro de gerentes de las loterías de la Costa Caribe, celebrado en Barranquilla el pasado jueves.

La Lotería del Atlántico solo vende el 6 por ciento de los billetes de cada sorteo que saca al mercado semanalmente, y la de Bolívar apenas llega el 4,5 por ciento.

Otras registran niveles mucho más bajos que Atlántico y Bolívar (casi en un 50 por ciento menos). Ese es el caso de la Nueva Vallenata, que reemplazó desde el 2003 a la quebrada Lotería del Cesar en Valledupar; la Majayura Millonaria, que surgió el año pasado en medio de experimentos de la Gobernación luego de la debacle financiera de la Lotería de La Guajira, y la del Libertador, en el Magdalena, que tiene un año de plazo, dado por la Superintendencia Nacional de Salud, para que muestre resultados de recuperación.

En Córdoba, la lotería cesó sus sorteos en el 2005 y en Sucre, había ocurrido lo mismo cinco años antes y han fallado todos los intentos por revivirla.

Para sanear estas deudas, las respectivas gerencias están aplicando un cruce de cuentas con las secretarías de salud departamental y las loterías foráneas, que por ley deben hacer aportes en las regiones que venden sus billetes.

De acuerdo con los gerentes, empleados y ex funcionarios de las loterías, las causas de la crisis son múltiples: rapiña burocrática, manejo hegemónico político, sueldos excesivos, corrupción administrativa durante años, sistemas obsoletos de premiación y las reformas legales que permitieron la entrada en el negocio de inversionistas privados.

“Llevo 8 meses cargando con este muerto”, dice el gerente de la Lotería de Bolívar, Giovanny Meza Manco. Meza podría llevarse “honor” de ser el sepulturero de esta empresa de juego de azar, considerada como la más vieja del país, con 122 años.

Dos de los tres gerentes que ha tenido esa empresa en los últimos 4 años, David Barrero y Edgardo Balantine, traídos de Barranquilla por el gobernador Libardo Simancas, fueron sancionados por la Procuraduría General por irregularidades descubiertas en el caso de la adjudicación del contrato del juego del chance, a Apuestas El Gato, de Enilce López Romero, conocida como “La Gata” y actualmente procesada por los delitos de lavado de activos y peculado.

El presidente del Sindicato de Trabajadores, Oswaldo Méndez, asegura que “muchas campañas políticas se financiaron con dineros que producía la lotería”.

Algo similar opina José Ángel Brito Gómez, gerente de la Empresa Departamental de Juegos de Suerte y Azar de La Guajira (Edelgua).

“Anteriores administraciones se robaban la plata (de los sorteos) y hemos tenido que concientizar a la gente para que recupere la confianza”, sostiene Brito.

Por su parte, Walberto Iriarte, de la Lotería del Atlántico, señaló: “hubo mucho mal manejo anteriormente, pero estamos luchando para recuperar la credibilidad de las loterías”.

Pero Jaime Linero, presidente del Sindicato de la Lotería de El Libertador, responsabiliza también al mismo Gobierno Nacional al aprobar la Ley 643 del 2001, que reglamentó los juegos de azar, porque les trajo más impuestos. “Es impagable tanto impuesto de ley. Todo lo que genera debemos transferirlo a la salud”, expresa.

Sin embargo, Álix Eday González Quiróz, gerente de la Nueva Vallenata, sostiene que “todo marcha bien”, pese a que le debe a la salud del Cesar 193 millones pesos (U$S 103.965), por transferencias que ha dejado de hacer desde diciembre pasado.

Una lotería regional que juegue, por lo menos, tres veces en la semana, con un “jugoso” plan de premios, sería la tabla de salvación para Bolívar, Libertador, Sucre y hasta Chocó. Hasta el momento, el tema se ha discutido en mesas de trabajo, pero sin que aún salga luz verde.

El asesor de Supersalud en Rentas Cedidas, Hebert Montero, explicó que esa figura asociativa la contempla la ley y que ellos vienen haciendo acompañamiento para que se cumplan los requisitos, aunque todo depende de la voluntad de los gobernantes seccional de turno y de estrategias modernas de mercadeo.

Quien se oponen a este proyecto son Walberto Iriarte, quien dice tajantemente “no a la asociación”; y el contralor del Atlántico, Roberto Solano, que considera que sería “asociación de quebrados”.

Solano recomienda la modernización del sistema. “La venta del billetico, por parte del tradicional lotero, ya cumplió su ciclo. Primero hay que controlar la proliferación de juegos de azar en los departamentos; o, segundo, acoger la política nacional que se aplica a través de Etesa (Empresa Territorial para la Salud) que da en concesión los juegos a gente que sabe de eso, pero bajo una vigilancia estricta”.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook