Aunque haya varios proyectos para legalizarlos y otros tantos para prohibirlos

El Congreso brasileño constinúa evitando que los bingos sean legislados

08-05-2007
Tiempo de lectura 1:32 min

A pesar de la investigación sobre jueces implicados con empresarios del juego de bingo y el “juego del bicho” (y del escándalo Waldomiro Diniz, que retiró el poder de iniciativa del Ejecutivo para proponer una ley), el Congreso está en camino del quinto mes de trabajo sin presentar ninguna propuesta para el futuro de los bingos. Y los proyectos viejos, algunos en la Cámara desde 1991, están estancados: o esperan la aprobación de los redactores o los pareceres de las comisiones.

Hay diez proyectos en trámite en la Cámara a favor de la legalización del juego, y otras siete propuestas para cancelar la prohibición definitivamente.

Autores de las propuestas pro-legalización acusan a los colegas de “hipocresía”, pero el sentimiento mayoritario del Congreso, después de dos escándalos de juego en el intervalo de tres años, es a favor de no mezclar el asunto y mantener las tramitaciones bajo paños fríos. “Es de aquellos temas de los que hay polémica dentro de los partidos. Ahora, tenemos que tratar la reforma tributaria y la reforma política, que nos están quemando las manos”, dijo el líder del PR en la Cámara, Luciano Castro (RR), integrante de la base del Gobierno.

“Defenderán la legalización del juego ahora, sólo si es para apañar”, constata el senador Garibaldi Alves Filho (PMDB-RN), redactor de la CPI de los Bingos, un ejemplo reciente de la inercia del Congreso Nacional ante el dilema sobre legalizar o prohibir el juego de azar.

Después de un año en que se investigó hasta el asesinato del ex intendente de Santo André Celso Daniel, la comisión aprobó, en junio del año pasado, un texto sin efectos prácticos. Garibaldi Alves Filho llegó a preparar un proyecto que legalizaba lis bingos, pero fue convencido por senadores adversos al juego, como Romeu Tuma (DEM-SP) y Magno Malta (PR-ES), y apenas se citaron propuestas.

Para Alves, la acción de la Policía Federal en la Operación Hurricane “reveló un aparato (esquema de juegos ilegales) devastador”. Sin solución a corto plazo para que el Congreso abrace la causa a favor de una decisión pública, el ex redactor de la CPI de los Bingos se confiesa “en duda”. “Todavía creo que primero sería necesario hacer una limpieza general. Después, ahí sí, tal vez pudiera ser aprobada una legislación encuadrando los bingos, que quedarían sometidos a una fuerte fiscalización”.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS