Edición Latinoamérica
26 de Octubre de 2020

Para aumentar las ventas

Planean actualizar los canales de venta de lotería en España

(España).- La administración de lotería tiene una media de tres empleados y bajos niveles de adopción tecnológica. A medio y largo plazo, el reto es atraer a la población de entre 20 y 35 años que hoy usa Internet como canal indispensable de compra. El 40% de la facturación de Lotería Castillo llega a través de la Red, procedente de más de 100 países, y el 4% por el móvil.

Ni siquiera nos hemos planteado la posibilidad de vender lotería a través de Internet. Es algo que todavía vemos muy lejano”, dice Montserrat Malagelada, responsable de la Administración Maria Güell de Barcelona. Como ésta, la mayoría de las 10.800 administraciones de lotería en España sigue utilizando el trato personal como principal herramientas de su negocio.

La Administración Maria Güell factura por encima de la media: unos 30.000 euros semanales. Desde que abrió sus puertas en 1882, su única inversión tecnológica han sido dos ordenadores y un software de gestión, desarrollado por Estudio Informática, empresa especializada en el juego, lo que siginica un total de tan sólo 6.000 euros.

La administración atiende diariamente a 700 personas, 300 de ellas abonadas. Aun así, sus herramientas de gestión son elementales. “Con el software podemos hacer una ficha sencilla de cada uno, a qué número juega y cuánto”, dice Malagelada. Con el mismo programa, por el que paga un mantenimiento de 80 euros mensuales, automatiza el control de ventas y pagos con los servidores de Loterías y Apuestas del Estado.

Su nivel de informatización termina aquí. El problema surge a la hora de ampliar la clientela, mayoritariamente entre 45 y 70 años de edad. Sin Internet ni otros canales de venta, las administraciones acaban dependiendo de la clientela del barrio. “No hacemos envíos por correo ordinario. Si el cliente no puede desplazarse aquí, tendría que pagar a un mensajero para recoger la lotería”, dice Malagelada.

A medio y largo plazo, el reto para muchas administraciones españolas es atraer a la población de entre 20 y 35 años que hoy usa Internet como canal indispensable de compra.

El problema tiene ya su primer síntoma en el negocio de las apuestas deportivas: las ventas de Loterías y Apuestas del Estado el pasado año se redujeron casi el 8% en juegos como la quiniela. Por el contrario, ya son más de 3,5 millones los españoles que acuden a Internet para hacer apuestas deportivas en Miapuesta.com, Bwin.com o Betfair, entre otras páginas.

“De momento no nos preocupa, aunque si hay una fuerte caída en ventas habrá que buscar alternativas en Internet”, advierte Malagelada. “Lo que sí me sorprende es que haya administraciones que se lancen a vender lotería a través del móvil. Si eso funciona, la mitad de las administraciones tendrán que cerrar”.

Frente a la competencia feroz de las compañías de juego por Internet, algunas han optado también por abrir ventanilla virtual. Las más avanzadas utilizan un nuevo canal con el que esperan llegar a más gente: el móvil.

Javier Bernabeu, administrador de Lotería Castillo, es el responsable del primer servicio de venta de lotería a través del móvil. Comenzó en noviembre y ya ha atraído a 10.000 personas.

La novedad reside en la posibilidad de jugar por mensaje corto (SMS), además del servicio WAP de Orange, operador con el que Lotería Castillo ha lanzado en exclusiva el servicio. A través de SMS, se puede apostar por combinaciones aleatorias, generadas automáticamente por el sistema, o por combinaciones que el usuario configura previamente en la página de Orange. Se requieren dos SMS para jugar: uno para enviar la orden y otro para aceptar el pago. El coste es de 65 céntimos de euro, sin comisiones ni recargos.

A día de hoy la inversión ha sido de 40.000 euros y las ventas por móvil ya suponen entre el 2% y el 4% de la facturación total de la administración. “Es una propuesta demasiado innovadora para el sector, tardará tiempo en despegar, pero los comienzos en Internet también fueron difíciles”.

Lotería Castillo también se plantea ponerlo a disposición a través de la red 3G, ampliarlo al resto de operadores y aumentar el tipo de apuestas. Ahora se puede jugar con el móvil a la Primitiva, la Bonoloto y el Gordo. El objetivo es vender también lotería de Navidad. “La gente todavía desconfía de pagar por el móvil, pero creo que cuando pague dos o tres euros y vea que funciona, no le importará pagar 20 euros por un décimo”, dice Bernabeu.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook