Edición Latinoamérica
21 de Agosto de 2019

Declaraciones del Director de la División de Juegos de Azar de la Compañía de Turismo

Guillermo Cabret Cardona defendió el reglamento de casinos de Puerto Rico

(Puerto Rico).- El director ejecutivo de la División de Juegos de Azar de la Compañía de Turismo de Puerto Rico, Guillermo Cabret Cardona, ve en el nuevo Reglamento de Juegos de Azar una medida positiva y útil, y lo catalogó como una herramienta “bien pensada y justa”.

E

l funcionario hizo estas expresiones en respuesta a las críticas que hizo el Frente de Empleados de Turismo, del cual Víctor Villalba es portavoz, contra esta agencia porque supuestamente el nuevo reglamento, que entró en vigor el 1º de julio, afecta adversamente a los empleados que trabajan en el sector. Esto, porque el reglamento incrementó en un 100% los costos de expedir licencias para que los trabajadores de juegos de azar puedan laborar en los casinos.

La medida exige ahora que los meseros y el personal de mantenimiento del casino también tengan licencias para trabajar en las salas de juego, cuando según Villalba, antes este personal estaba exento de las mismas ya que no intervienen en el proceso de juego.

Cabret señaló que para la aprobación de este reglamento, se realizaron vistas públicas el pasado mes de octubre y en las mismas participó una gama de representantes de la industria local de casinos, incluyendo empresas que proveen servicio a estas salas de juego, el comité de casinos de la Asociación de Hoteles y Turismo y hasta representantes de jugadores compulsivos. Sin embargo, Villalba, quien funge además como presidente de la Asociación de Empleados de Casinos, no fue a las vistas pues se encontraba de viaje.

“Villalba está tarde porque tuvo la oportunidad de deponer en las vistas de reglamento y no participó. Pero, estoy en la disposición de sentarme con él a discutirlo”, dijo Cabret. El funcionario explicó que si bien se aumentaron los costos de las licencias, también se aumentó, de manera justa, el tiempo de renovación de la mismas, pues antes se renovaban anualmente y ahora es cada dos años.

El costo anterior de la licencia para los empleados de casino, ya sea un crupier o cajero era de U$S 50 y subió a U$S 100. Las licencias para los supervisores subieron a U$S 250, y U$S 500 para empleados principales. Agregó que el reglamento exige licencias para meseros y el personal de mantenimiento, pues se necesita saber cómo los meseros interactúan en el casino.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook