Edición Latinoamérica
24 de Octubre de 2020

El paro podría ser a partir del lunes, durante cinco días

Brasil: Agentes de lotería de Río de Janeiro programarían una huelga

(Brasil).- Tras los problemas que la red de loterías viene enfrentando en Brasil por el nuevo sistema tecnológico de las Loterías de la Caixa Económica Federal, los distintos sindicatos se unieron para acordar las medidas que se tomarán en caso de que la situación continúe de esa manera. En la reunión se barajó la posibilidad de un paro el lunes próximo.

E

n una entrevista colectiva realizada este miércoles 9, en Río de Janeiro, el presidente del Sindicato de los Consignatarios de Loterías de Río de Janeiro (Sincoerj), Marcelo Furtado de Araújo, acompañado del vicepresidente del Sindicato de los Agentes de Lotería de Brasilia, Raul Carlos Neto y del Vicepresidente del Sincoesp, Jodismar Amaro, informó sobre los problemas que la red de lotería viene enfrentando con la implantación del Nuevo Modelo Logístico y Tecnológico de la Red de Loterías de la Caixa Económica Federal y sobre la baja rentabilidad de los agencieros.

“Dejamos bien en claro que desde el inicio del proceso, el Sincoerj apoya el cambio de terminales. La internalización no tiene más vueltas y lo que nosotros queremos es que el sistema funcione. En caso de que no funcione, tenemos que ser compensados dentro de un mes. No estamos de acuerdo con los prejuicios y con la forma de resarcimiento adoptada por la Caixa. Hay agentes de lotería que están recibiendo, meses después, apernas R$ 7 (U$S 3,22) de compensación por los perjuicios”, reclamó Marcelo Araújo.

La dificultad en el cierre de caja fue otro problema destacado por el presidente del sincoerj, que citó el caso de una Terminal Financiera de Lotería (TFL) de una agencia de Nova Friburgo, en Río de Janeiro, que fue “confiscada” por la Justicia para una pericia por no haber emitido correctamente una operación de lotería. Marcelo Araújo también cuestionó la falta de auditoría externa en el proceso del sorteo y el cierre de las extracciones.

“¿Quién hace la auditoría? Son esos problemas los que terminan generando el descreimiento de los apostadores”, sentenció. La cuestión de la rentabilidad de los agencieros también fue abordada por el presidente del Sincoerj y por los otros dirigentes.

“Con el sistema más lento, automaticamente el agenciero tendrá una perdida en la recaudación. El sector de lotería hace más de 10 años que no tiene aumento. Con el proceso de internalización la Caixa va a economizar y parte de esta economía podría ser transpasada a los agencieros. La mayoría de los empresarios están endeudados y trabaja hoy para pagar el día de ayer”, dijo.

El vicepresidente del Sindicato de los Agentes de Lotería de Brasilia, Raul Carlos Neto, remarcó los errores grotescos en las cuestas de cierre y dijo que “faltó humidad y respeto con los agencieros” por parte de los ejecutivos de la Caixa.

“Las terminales Isys de Gtech hacían 800 autenticaciones por día, los TFL hacen apenas 540, o sea, una reducción de 40% con el mismo costo. Con eso observamos una pérdida de oportunidades e insatisfacción de los clientes. No tiene sentido hacer algo que no tiene eficacia”, completó Neto.

El vicepresidente del Sincoesp, Jodismar Amaro, dijo que en los 30 años que trabaja como agente de lotería, nunca vio una dictadura tan grande como hoy en día y que durante el régimen militar los agencieros eran “bien tratados”.

“Todo comienza con la implantación de los servicio bancarios en la red de lotería, pues la Caixa es un banco y encontró en las agencias de loterías una mano de obra miserable. Nuestra Caixa paga R$ 1,50 (U$S 0,70) por una autenticación y en la agencia de lotería cuesta apenas R$ 0,26 (U$S 0,11). O sea, una tarifa mediocre. Nosotros queremos que el nuevo sistema de la Caixa funcione, pues 80% de los agencieros están endeudados”, expuso.

Los agencieros presentes en la entrevista colectiva también reclamaron un descuento de un porcentual de 4,5% sobre la comisión (9%) del agenciero en las ventas de las loterías, instituido por la Ley Zico (ya estinguida), reduciendo la comisión de los agencieros a 8,6%. “La Caixa no discute ese asunto”, comentó Marcelo Araújo. Al final de la entrevista, los dirigentes también reclamaron la falta de seguridad en las agencias. “Antes nosotros teníamos dos problemas: seguridad y remuneración. Ahora, ganamos uno mas que son los nuevos equipos”, concluyó Jodismar Amaro.

Marcelo Araújo no quiso adelantar las propuestas que serían presentadas a los agencieros de Río de janeiro en la asamblea que se realizó ayer por la tarde, en la Liga Libanesa del Brasil (Tijuca), pero no está descartada la posibilidad de que las agencias de Río de Janeiro cierren sus puertas por cinco días la próxima semana, en protesta por la lentitud del sistema.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook