Edición Latinoamérica
25 de Enero de 2021

Los estadounidenses gastan cada año más de 6.000 millones de dólares

Cruzada en Estados Unidos para acabar con los casinos online

(Estados Unidos).- El Gobierno de Estados Unidos ha iniciado una cruzada contra los casinos online, un negocio que mueve unos 12.000 millones de dólares anuales, que opera en la ilegalidad, y cuyos mayores clientes, son estadounidenses.

E

n la actualidad existen unos 2.400 portales de juego por Internet en los que se puede apostar en deporte profesional, jugar al póquer o a la ruleta, donde, según fuentes del sector.

En su lucha por evitar que los ingresos de las familias norteamericanas salgan del país en forma de apuestas supuestamente ilegales, el Gobierno de los Estados Unidos ha iniciado una verdadera caza de brujas, que ya se ha cobrado algunas víctimas.

La guerra contra el juego online se intensificó la semana pasada con la detención de David Carruthers, responsable del sitio de apuestas por Internet BetOnSports, uno de los más populares.

El empresario inglés fue arrestado en el aeropuerto de Dallas-Forth Worth apenas pisó suelo americano para hacer escala camino de Costa Rica, donde varios cientos de empresas de apuestas por Internet tienen su sede.

La mayoría de estos sitios Web están localizados en paraísos fiscales de Centroamérica y el Caribe, de manera que el Departamento del Tesoro no recibe ni un solo dólar en forma de impuestos.

Nigel Payne, jefe de apuestas deportivas del portal Sportingbets, declaró que si los casinos online estuvieran regulados, “el Gobierno americano podría haber ingresado unos 900 millones de dólares en impuestos sólo el año pasado”.

Sin embargo, hasta el momento el Departamento de Justicia de los Estados Unidos está persiguiendo estos negocios como organizaciones ilegales en base a una ley de 1961 que prohíbe el uso del teléfono o cualquier otro tipo de sistemas de comunicación interestatal o internacional para realizar apuestas.

De ser finalmente procesado y juzgado por esta nueva ley, Carruthers se enfrentaría a una pena de hasta 20 años de cárcel por un delito de fomento de apuestas ilegales.

El directivo británico forma parte de la nueva ola de padrinos del juego del siglo XXI, que ha desafiado al Gobierno estadounidense: universitarios, cultos y amantes del lujo, muy alejados de la imagen mafiosa que, apoyada por el cine, ha rodeado tradicionalmente al mundo de los casinos.

Uno de sus máximos exponentes es el multimillonario canadiense Calvin Ayre, el único de esta rara estirpe que aparece en la lista de los hombres más ricos del mundo.

Desde su mansión costarricense, de más de 3,5 millones de dólares, gestiona los ingentes beneficios de su empresa de apuestas por Internet, Bodog, que le ha permitido amasar una fortuna personal de más de 1.000 millones de dólares.

Ayre, de 45 años, sabe muy bien que es uno de los hombres más buscados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, de donde provienen el 95% de los 210 millones de dólares en beneficios que ingresó el año pasado.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook