Edición Latinoamérica
31 de Octubre de 2020

Continua la lucha por la regulación

Investigación muestra que el 48% de la población no quiere legalizar los bingos en Brasil

(Brasil).- Un informe de la Secretaria de Investigación y Opinión Pública del Senado, basado en una investigación ordenada durante los trabajos de la CPI de los Bingos, constató una gran resistencia a la legalización de ese tipo de juego. Apenas el 19,3% de los entrevistados se declararon a favor de la legalización de las casas de bingos y de las máquinas tragamonedas.

S

i el juego fuera legalizado, apenas el 15,2% dijeron que frecuentarían los locales de apuestas. Además, se dijeron indiferentes a la legalización 30% de los entrevistados y 48,2% fueron en contra de la idea.

A pesar del resultado de la investigación, el vocero de la CPI, senador Garibaldi Alves (PMDB-RN), incluyó en el informe final una detallada propuesta de regulación de los bingos, a ser encaminada a la Comisión de Turismo del Senado.

“Si yo no tuviese dudas, habría llevado adelante un proyecto directo para la tramitación en el Senado. Personalmente, estoy a favor de la legalización, pero creo que el debate debe continuar y por eso encaminé a la comisión”, justifica Alves.

Varios senadores repudiaron la propuesta del vocero. Incluso quienes votarán a favor del informe, como Romeo Tuma (PFL-SP), harán excepciones de que son contrarios a la regulación. La investigación fue hecha, por teléfono, con 1.072 entrevistados en 111 municipios de los 26 Estados y Distrito Federal. Fueron escuchados brasileños de 16 años o más, entre el 16 y el 25 de mayo.

A la hora de responder sobre los puntos positivos del funcionamiento de las casas de bingo, los entrevistados mostraron contrariedad. La respuesta más elegida, por el 43,1%, fue “no tiene característica positiva”.

Un 40% citó la generación de empleos como un hecho positivo. Entre los aspectos negativos, apenas 8% dijeron que no hay. Lo peor de los bingos, para el 35,3%, es el “incentivo al vicio”, seguido del “lavado de dinero”, para el 31,2%.

“En el tema de los bingos, las personas aún los confunden con casinos. Y entra también el espíritu católico”, cree Alves. No tanto los católicos, pero los evangélicos están radicalmente en contra del juego. Lo más probable es que el informe de Alves sea desaprobado, ya que los gobernantes están en desacuerdo con varios puntos, además de la regulación del juego, y tiene mayoría en la CPI. El autor del texto a ser votado en lugar del informe (llamado voto en separado) será el senador gobernante y evangélico Magno Malta (PL-ES).

La propuesta del senador del PL irá en la dirección opuesta a la del vocero: pedirá el cierre de las casas de bingos que funcionan gracias a permisos. “No voto siempre con el gobierno, tanto que propuse la CPI de los Bingos. Yo quería la investigación del vicio del juego en el Brasil, pero eso no sucedió. Además, también hay un componente religioso. Pero hablo con el conocimiento de que, si el bingo fuera legalizado, Brasil será in paraíso para la contravención”,dijo Malta.

La investigación muestra la amplia preferencia por las loterías. En tanto, apenas 14,8% de los entrevistados dijeron haber frecuentado una casa de bingo por lo menos una vez, 58,3% apostaron por lo menos una vez en la lotería. La mayoría (27,7%) dijo apostar “raramente”.

En hipótesis de la legalización de los bingos, la mayoría de los entrevistados (77,6%) defendió que existan, en los municipios, áreas especiales para la instalación de las casas de juego. Pero la mitad (50,8%) defendió que los bingos fueran administrados por el gobierno, en el caso de la legalización, y no por la iniciativa privada.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook