Edición Latinoamérica
17 de Agosto de 2019

Habilitaron permisos para que opere 200 slots

Ivisa comienza obras para instalar tragamonedas en Tucumán, Argentina

(Argentina).- La empresa Ivisa remodela el viejo casino para explotar 200 maquinas tragamonedas. Por resolución, la Caja Popular concedió a la firma un permiso para sumar slots a la sala de juegos local.

U

nas 500 máquinas tragamonedas comenzarán a funcionarán en Tucumán durante el transcurso de la primera mitad del año, según lo disponen sendas resoluciones firmadas por el interventor de la Caja Popular de Ahorros (CPA), Osvaldo Jaldo.

Del paquete, 200 máquinas de juegos de azar de resolución inmediata serán instaladas dentro del Casino de Tucumán, de acuerdo al convenio firmado en diciembre entre la CPA y la empresa Ivisa. La entidad estatal aceptó la donación de la firma y la autorizó a explotar los aparatos electrónicos durante 20 años. Como contrapartida, la compañía se comprometió a remodelar el viejo edificio de avenida Sarmiento y Maipú, aunque sin modificar el estilo arquitectónico del tradicional inmueble.

Las restantes 300 maquinitas, en tanto, integran el lote de 1.000 tragamonedas que el Gobierno autorizó en 2004 a explotar a la firma Casino Club.

En total, Ivisa acordó con la Provincia una inversión de $ 11,7 millones (3,8 millones de dólares). De esa suma, $ 4,7 millones (1,5 millones de dólares) serán destinados a la remodelación del edificio, y $ 7 millones (2,28 millones de dólares) corresponden a las 200 tragamonedas.

Una vez vencido el plazo de explotación, las máquinas quedarán en poder de la CPA. “Todo lo que legal y administrativamente correspondía fue girado al Tribunal de Cuentas, que no efectuó ninguna observación”, dijo Jaldo. Con celeridad, la adjudicataria inició las obras de remodelación del casino, que demandarán 120 días de trabajo. Sin embargo, no está previsto que la casa de juegos cierre sus puertas. Una vez que la empresa concluya con los trabajos, la CPA realizará una nueva inspección para autorizar los trabajos de refacción, tras lo cual se concretará el relanzamiento de la casa de juegos.

La resolución firmada por Jaldo, además, aclara que los juegos de azar que proporcionará la concesionaria no deben competir con los ya existentes en el casino. La ubicación de las máquinas, también, quedó reservada a criterio de la Caja Popular.

Los juegos tradicionales y los de mesa de paño, y el personal del local seguirán en manos del Estado. Inclusive, para explotar las 200 nuevas tragamonedas Ivisa deberá contratar, por su cuenta, a alrededor de 80 empleados. Estas personas, según especificó el interventor de la CPA, no pasarán luego a integrar la planta de la administración pública.

Ivisa es una empresa que, desde hace 12 años, se encarga de la impresión de las chequeras de la CPA. Pero su relación con la Caja Popular se intensificó en los últimos siete años, puesto que también brinda el soporte informático para el juego de la Quiniela.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook