Edición Latinoamérica
08 de Julio de 2020

La ofrece hoy la Francaise des Jeux

Cargan judicialmente contra la venta de lotería instantánea en Francia

(Francia).- Los juegos de azar generalmente conocidos como lotería instantánea, rasca y gana o raspadita, no ofrecen a todos sus participantes las mismas posibilidades de ganar, sino que “programan la suerte”, aseguró el autor de una denuncia contra la empresa francesa que los gestiona.

E

l inventor Robert Riblet presentó una denuncia contra la Francaise des Jeux (FDJ) en el Tribunal de Nanterre (a las afueras de París) al considerar que el sistema utilizado por el organismo público de organización de apuestas es un auténtico timo. Riblet explicó que los vendedores de la lotería reciben lotes de boletos con un porcentaje de cupones premiados, informó ayer el vespertino Le Monde.

Cuando el vendedor ha pagado ya todos los boletos premiados, sabe que los que le restan por vender no tendrán premio, pero sigue distribuyendo papeletas, según Riblet. Este sistema contradice la idea de que “todos los jugadores tienen las mismas posibilidades de ganar”, señaló el denunciante.

Riblet, que reclama dos millones de euros en concepto de daños y perjuicios (el premio máximo en esta lotería), presentó los testimonios de varios antiguos vendedores de estos juegos, que corroborarían por escrito su tesis. Uno de ellos, Alain Langlet, señaló que algunos jugadores piden cupones de un paquete nuevo cuando intuyen que ya se han entregado todos los premios del anterior.

La FDJ rechazó las acusaciones y señaló que los vencedores de los dos millones de cupones que su compañía vende cada año se deciden por “un algoritmo aleatorio que dicta un programa de ordenador”. El director de mercadotecnia de la compañía, Jean-Marc Buresi, señaló que los boletos ganadores pueden ser cobrados en cualquier punto de venta, por lo que los loteros no saben cuándo han entregado la totalidad de los premios de cada lote.

Riblet y FDJ se han reunido en dos ocasiones para tratar el asunto, en las que la empresa de azar llegó a ofrecer hasta 300.000 euros al inventor, según “Le Monde”. Sin embargo, las versiones sobre el motivo del encuentro difieren notablemente. Según Riblet, la FDJ teme al “escándalo” que generarían sus revelaciones y, por ello, le propuso esta suma a cambio de que retirara la denuncia. La versión de la FDJ es que, con el pago de los 300.000 euros, pretendía “remunerar un trabajo o descubrimiento sobre la seguridad de nuestros sistemas”, pero que interrumpieron todo contacto con Riblet cuando se dieron cuenta de que “sus preocupaciones no eran de orden técnico”.

El pasado día 9 tuvo lugar la primera audiencia y el Tribunal espera las conclusiones de la FDJ para dictar sentencia.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook