Edición Latinoamérica
30 de Julio de 2021

Tras el desastre climático que generó el huracán Katrina

En Mississipi plantean otras normas de construcción de los casinos

(Estados Unidos).- “Los juegos de azar son una pieza clave de los ingresos impositivos de Mississipi. Es un tema que se tendrá que discutir”, manifestó Pete Smith, un portavoz del gobernador Haley Barbour. Uno de los temas centrales es la negativa a la construcción de los casinos flotantes que fueron arrasados por el huracán Katrina.

L

as autoridades de Mississipi se han resignado a la posibilidad de que el huracán Katrina haya puesto fin a los casinos flotantes, que durante años fueron su principal atractivo turístico y una importante fuente de ingresos.

Ahora se tendrán que construir en tierra firme, con materiales resistentes y al abrigo de los huracanes que, en la época estival, cada año irrumpen con su fuerza destructiva desde las tibias aguas del golfo de México.

El Katrina, que azotó también a los estados de Luisiana y Alabama, destruyó la mayor parte de esos casinos, además de miles de viviendas, muchas construidas con material ligero. Según manifestó Pete Smith, un portavoz del gobernador Haley Barbour, el Congreso del Estado deberá tomar una decisión al respecto en sus próximas sesiones. “Los juegos de azar son una pieza clave de los ingresos impositivos de Mississipi. Es un tema que se tendrá que discutir”, añadió.

Junto a Atlantic City, en el estado de Nueva Jersey, y Las Vegas, en el Estado de Nevada, el río Mississipi está considerado uno de los tres emplazamientos más importantes para los juegos de azar en Estados Unidos. Los 29 casinos de Mississipi, incluyendo trece construidos en balnearios a lo largo de la costa del Golfo, gozaron el año pasado de ingresos por un total de 2.780 millones de dólares, tras haber pagado impuestos estatales de un 12%.

Muchos de ellos cuentan con hoteles construidos en tierra firme y organizan actividades turísticas secundarias, que generan otros ingresos y constituyen una importante fuente de trabajo para la región. Sus propietarios han señalado que el huracán no les ha hecho bajar la guardia y, según fuentes de la industria, la mayoría de los dueños de casinos flotantes han dicho que proyectan mantener sus actividades en Mississipi, tras ser debidamente compensados por las empresas de seguros.

Pero muchos de ellos también han dicho que ya no les apetece la idea turística de tenerlos a merced de las aguas turbias del Mississipi o de los vientos de un huracán. “Había muchos casinos sobre las aguas. Si hubiesen estado en tierra, tal vez habrían soportado los embates del huracán”, manifestó en el balneario de Biloxi, un representante de Isle de Capri Casinos.

“Estoy seguro de que los códigos de construcción tendrán que cambiar, al menos aquí en Biloxi”, manifestó Dan Lee, director de Pinnacle Entertainment, quien dijo que la empresa reconstruirá su flotante “Casino Magic Biloxi” que ahora reposa semidestruido en un sitio de estacionamiento para automóviles. Uno de los mejores ejemplos del empeño de la industria por continuar sus actividades en Mississipi es el del “Hard Rock and Casino” de Biloxi, que debía abrir sus puertas a los jugadores de azar esta semana.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook