Edición Latinoamérica
16 de Septiembre de 2019

Hoy las salas de juego mueven unos US$ 500 millones al año

La privatización de los casinos creó un próspero espacio de negocios en Panamá

(Panamá).- La privatización de los casinos y juegos de azar en Panamá, excepto la Lotería Nacional que sigue en manos estatales, abrió las puertas a un próspero negocio de 400 salas de juego, máquinas tragamonedas y salas de apuestas que manejan unos 500 millones de dólares anuales.

L

as salas de doce grandes casinos que operan en los principales hoteles del país compiten por el lucrativo negocio, con igual número de salas de bingos y 25 salas de máquinas tragamonedas, estratégicamente ubicadas en las capitales de provincias, centros comerciales y terminales de transporte, así como con seis empresas de apuestas para deportes internacionales y carreras de galgos.

Hasta 1997, los juegos de azar estaban bajo el control del gobierno panameño con limitadas concesiones a los grandes hoteles. Aunque el gobierno del presidente Martín Torrijos, preocupado por el vertiginoso crecimiento de los juegos de azar y las apuestas en Panamá, suspendió el otorgamiento de nuevos permisos de operación, la Junta de Control de Juegos reveló que entre enero y junio de 2005, las apuestas alcanzaron una cifra cercana a los 300 millones de dólares.

En el 2003, los juegos de azar dejaron a los operadores 421 millones de dólares y en el 2004 la cifra fue de 534,8 millones, de los cuales 342,9 millones fueron apostados en las máquinas tragamonedas y 152,8 millones de dólares en las mesas de juegos.

"Hemos recibido muchas peticiones para establecer estos centros (casinos y salas de juegos), pero hasta ahora no hemos emitido un solo contrato por el impacto social y sociológico que causan los juegos de azar", dijo el director de la Junta de Control de Juegos panameña, Raúl Cortizo.

El más afectado por el crecimiento de los juegos de apuesta privados es el hipódromo Presidente Remón, privatizado también en 1997, pero que ha ido perdiendo atractivo para los jóvenes. Las apuestas de este centro, que alcanzaron los 29,3 millones de dólares en el 2000, cayeron a 22 millones de dólares en los últimos cuatro años, con una tendencia a la reducción.

En els ector de los juegos privatizados, las mesas de juegos crecieron junto a todo el sector, ya que las mismas recibían apuestas por 7 millones de dólares al mes en el 2000 y vieron duplicados sus ingresos en los últimos 5 años. Por su parte, las máquinas tragamonedas incrementaron las apuestas de 13 millones de dólares al mes a 33 millones de dólares en el mismo período.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook