Edición Latinoamérica
01 de Diciembre de 2020

Entra en funciones su titular, Francisco Leiva Vega

Comienza a operar la Superintendencia de Casinos de Juego de Chile

(Chile).- La Superintendencia de Casinos de Juego (SCJ) comenzó a ejercer hoy sus funciones de supervigilancia y fiscalización para la instalación, administración y explotación de esta industria. El nuevo organismo iniciará la aplicación de la Ley 19.995 de 2005, convirtiéndose en el primer cuerpo legal sobre casinos de juego en la historia económica del país.

E

l nuevo jefe de la Superintendencia de Casinos de Juego (SCJ) de Chile, Francisco Leiva Vega, inicia hoy la aplicación de la Ley 19.995 de 2005, primer cuerpo legal sobre casinos de juego en la historia económica del país. La nueva normativa sienta las bases para la consolidación, crecimiento y regulación de un sector que sólo el año pasado generó en Chile una recaudación de IVA de alrededor de 11 millones de dólares.

El superintendente aseguró que "la ley posee un claro énfasis en el impulso del desarrollo regional, ya que los casinos de juego generan empleo, potencian y fomentan el desarrollo turístico, y captan el interés de las municipalidades y de los gobiernos regionales".

Nombrado por el Presidente de la República el pasado 1 de febrero, Leiva Vega es Ingeniero Civil Industrial de la Universidad Católica de Chile y Master of Arts in Economics de ILADES-Georgetown University. Se desempeñó como asesor del Ministerio de Hacienda desde 1993 y representó a esta cartera en la tramitación del proyecto de ley que dio origen a la denominada ley de casinos de juego.

Desde su designación se ha concentrado en la elaboración de los reglamentos que permitirán que la SCJ cumplan con las funciones de controlar y regular el desarrollo de la industria de casinos de juego en lo que se refiere a la tramitación y otorgamiento de los permisos de operación como, asimismo, de las licencias de juego y servicios complementarios.

La SCJ se relaciona con el jefe de Estado a través del ministerio de Hacienda, y cuenta con un Consejo Resolutivo que tiene las atribuciones exclusivas de otorgar, denegar, renovar y revocar los permisos de operación de los casinos de juego como, asimismo, las licencias de juego y los servicios anexos correspondientes.

El superintendente es el secretario ejecutivo de esta instancia decisoria, la cual es presidida por la subsecretaria de Hacienda, e integrada por la subsecretaria de Desarrollo Regional y Administrativo, el superintendente de Valores y Seguros, el director nacional del Servicio Nacional de Turismo, dos representantes del Presidente de la República nombrados con acuerdo del Senado, y el Intendente Regional que corresponda a la localización del proyecto de casino de juego o de la entidad en funcionamiento que se someta a análisis o resolución. El Consejo Resolutivo ejerce las atribuciones exclusivas respecto de los permisos de operación de casinos de juego, licencias de juego y servicios anexos, conforme a las proposiciones que formula el Superintendente en su calidad de Secretario Ejecutivo.

La primera ley de casinos de juego determina que la SCJ puede autorizar un límite de 17 entidades más, pero la distribución geográfica de la nueva industria deberá cumplir con tres condiciones para que sean aprobados: habrá uno en cada región del país, exceptuando la Región Metropolitana; no podrán existir más de 3 casinos en una misma región; y la distancia que separará a uno de otro tiene que superar los 70 kilómetros viales.

El interés regional se deriva del hecho de que las sociedades operadoras deberán pagar mensualmente el 20% de sus ingresos brutos para que en partes iguales el municipio y gobierno regional correspondientes inviertan en obras de desarrollo comunal y regional. "Llamo a entender desde el inicio que la SCJ no apuesta por comunas, sino que analiza y estudia técnicamente proyectos de casinos de juego", aseguró el Superintendente.

Asimismo, recalcó que la SCJ comenzó hoy la primera parte del proceso de postulación, la cual se extenderá hasta agosto. La "Etapa I: Anuncio de proyectos" concluye el próximo 5 de julio y desde hoy los inversionistas privados tienen 60 días corridos para anunciar ante la SCJ su declaración de intención de presentar uno o más proyectos identificando las comunas de su interés.

El Superintendente aseguró que "es obligatorio que todos los proyectos sean anunciados para ingresar formalmente al proceso de postulación, pero existe libertad para que aquellos inversionistas que hayan declarado su interés decidan no formalizar uno o más proyectos". Por su parte, la "Etapa II: Presentación de proyectos" se extenderá por 30 días corridos, y se inicia el 06 de julio para cerrarse el 04 de agosto.

Posteriormente la SCJ precalificará a las sociedades postulantes a través de un proceso que contempla dos programas diferentes pero complementarios de prevención de lavado de dinero. Una vez concluido dicho proceso, se analizará y evaluará si las propuestas cumplen las normas estipuladas en la ley y en la reglamentación. Sólo allí se estará en condiciones de efectuar las presentaciones ante el Consejo Resolutivo de la SCJ.

El Superintendente aseguró que frente a la expansión del negocio que se proyecta en Chile, la institución que dirige velará por utilizar todas las herramientas legales con que cuenta para que "la nueva industria de casinos de juego continúe estando lejos de toda sospecha de lavado de dinero". Para ello planteó que "se ejercerán las amplias atribuciones que fueron otorgadas en función del carácter excepcional y de las consideraciones de orden público y de seguridad del país que implica la autorización del funcionamiento de hasta 17 nuevos casinos de juego".

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook