Edición Latinoamérica
17 de Julio de 2019

Declaraciones del presidente de la entidad, Juan Carlos Negrón

La Confederación Hípica de Puerto Rico reclamó acciones ante la grave crisis del sector

(Puerto Rico).- El presidente de la Confederación Hípica de Puerto Rico, entidad que agrupa a los dueños de caballos activos en el hipódromo El Comandante, reiteró ayer su reclamo de medidas para auxiliar a esa al sector del turf, y ofreció nueva evidencia de los serios problemas que enfrenta.

A

través de un comunicado oficial, Juan Carlos Negrón afirma que el deterioro que viene experimentando el hipismo en Puerto Rico es a raíz de la introducción de la Lotería Electrónica y la ausencia de medidas gubernamentales que lo fortalezcan.

"Como resultado directo de la merma en jugadas durante los pasados diez años, nuestra industria ha experimentado unas tendencias recesivas, las cuales debemos vigilar bien de cerca y buscar medidas que neutralicen dichas tendencias", afirma en el texto Negrón.

El portavoz de los dueños de caballos reiteró que la jugada en el hipódromo se redujo de 298 millones de dólares apostados en el 1994 a 230 millones de dólares en 2004. Y estimó las pérdidas acumuladas en los ingresos de la industria durante ese periodo en más de 103 millones de dólares, como resultado de la baja en las apuestas.

"El hipismo necesita un impulso económico que muy bien pueden ser las máquinas de vídeo electrónico, ya que esta acción ha probado ser de gran éxito en varios hipódromos del mundo, especialmente en Estados Unidos", indicó. "Además, deben estudiarse medidas de incentivos para fomentar nuevos dueños, que son los que invierten anualmente sobre U$S 25 millones para que la industria subsista", agregó.

Esta industria está en medio de un enconado debate público debido a los trámites para la selección de un nuevo operador para el hipódromo tras la quiebra de sus actuales operadores y la propuesta de agregar las mencionadas máquinas al escenario hípico.

La compañía española Codere, apoyada por los dueños del hipódromo, y un grupo de empresarios puertorriqueños, interesan asumir esa operación. La primera basa su propuesta en la instalación de las controvertidas máquinas, cuya legalidad en Puerto Rico aún no está definida, ya que la Cámara de Representantes desautorizó su uso y se espera por la posición del Senado.

Varias investigaciones legislativas están en proceso y hoy debe comparecer ante la Comisión de Recreación y Deportes de la Cámara de Representantes James W. Wilson, presidente de la empresa propietaria de El Comandante, en la que será su primera comparecencia pública desde que se inició esta controversia.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook