Edición Latinoamérica
19 de Agosto de 2019

Mueven más de 3,6 millones de dólares al mes

Preocupa el éxito de las tragamonedas de Entre Ríos

(Argentina).- Desde que se dieron a conocer las cifras del importante volumen de dinero que hoy manejan las apuestas en locales de tragamonedas en toda la provincia, varios sectores objetaron la distribución entre privados y el Estado, señalando que no se respeta la división en partes iguales por el modelo de negocios firmado con los operadores.

C

on una recaudación bruta de 11 millones de pesos (unos 3,6 millones de dólares), la provincia de Entre Ríos cuenta en la actualidad con 1.200 máquinas, dispersas en 23 ciudades, y está previsto que superen las 1.800, y ya hay interés de las localidades de María Grande y Villa Urquiza en sumarse a la red de juego.

La división de ganancias entre los operadores privados que hoy tienen la concesión para operar máquinas y el IAFAS (el Instituto de Ayuda Financiera a la Acción Social) es del 50%, aunque en la práctica gran parte de los costos operativos corren por cuenta del Estado; por lo que este recibe aproximadamente un 34 % del total de las ganancias.

La actual administración, que encabeza Blas García como interventor en el Instituto, decidió respetar las adjudicaciones aún cuando extraoficialmente se objetó el reparto de utilidades entre el Estado y los privados. Esto tiene que ver mucho con que desde hace un año, las salas de juego con máquinas tragamonedas son un éxito comercial, al punto que desplazaron a los casinos del primer lugar en materia de ingresos para el IAFAS.

Sólo en la sala de la ciudad de Paraná se calcula un ingreso de más de 1.000 personas por día en fines de semana, con un promedio mensual de $ 3.500 en apuestas por máquina.

Los contratos firmados establecen que los privados tendrán a su cargo la explotación de las salas de juegos durante 10 años, con la opción a prórroga durante dos períodos más de 5 años cada uno. “Los contratos están bien. Legalmente están bien hechos. Se hizo una licitación privada, y se adjudicó a quienes se presentaron. Lo que vamos a hacer en el casino de Victoria ahora es totalmente diferente. No habrá alquiler de las máquinas tragamonedas a los privados, como pasa actualmente, y así vamos a evitar pagar el 21 % del IVA”, dijo José Ernesto Frías, asesor de la gerencia de Casinos del organismo.

“En realidad, lo que se hizo fue una privatización de la renta. El privado queda con su parte libre de todo gasto, y el Estado se hace cargo del pago del alquiler de las máquinas tragamonedas, de las salas donde funcionan, del personal y del mantenimiento”, planteó César Peralta, delegado de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) en el Instituto.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook