Edición Latinoamérica
18 de Agosto de 2019

La recaudación subió un 5% el último año

Crece el interés por el bingo en la provincia de Córdoba

(Argentina).- Los bingos municipales dejan 8,4 millones de pesos por año (2,75 millones de dólares aproximadamente) al erario público. En el interior de la provincia existen ocho establecimientos administrados por las autoridades locales o subconcesionados al sector privado, que facturan casi lo mismo que la sala ubicada en Villa Carlos Paz.

L

a recaudación que ingresa a Lotería de Córdoba por las distintas alternativas lúdicas que existen en la Provincia no sólo ha crecido por el notable aumento de la actividad en los casinos y por el novedoso atractivo que representan las máquinas tragamonedas, sino también por la creciente notoriedad que ha tenido el sector de bingos.

Las arcas del organismo que preside Walter Saieg se alimentan en parte y de forma mensual de los ingresos crecientes que genera la explotación de los ocho bingos concesionados a otros tantos municipios del interior. De acuerdo a los datos obtenidos en las distintas localidades en las que hoy funcionan las mencionadas salas de bingo, la facturación total de los ocho establecimientos municipales representó en el último año (agosto del 2003 a julio del 2004) la suma de 8.412.298 pesos (2.750.000 dólares), lo que representa un 5% más que en igual período del año anterior.

La nómina de los municipios que explotan bingos incluye a Río Cuarto, Villa María, Villa Allende, Bell Ville, La Falda, Cosquín, Santa Rosa de Calamuchita y Ballesteros. Como cada municipio paga un impuesto mensual del 16,6% por la facturación total que generan sus salas, a Lotería de Córdoba le ingresaron en los últimos doce meses por este concepto más de 1.402.467 pesos.

De los ocho establecimientos, el que más recaudó en los últimos doce meses ha sido el de Río Cuarto, que facturó un total de 2.614.214 pesos. En segundo lugar se ubicó el de Villa Allende con 2.449.788 pesos y en tercero el de Villa María con 1.821.818 pesos.

Ni en Río Cuarto ni en Villa María la puesta en marcha de las máquinas tragamonedas que explota la empresa CET, afectó los niveles de facturación histórica de los bingos. En cuanto a la cantidad de cartones vendidos en el último año, los datos recogidos estiman la cifra en más de 9,5 millones considerando los ocho bingos.

Más allá de que los exploten en forma directa o de que hayan sido subconcesionados, los bingos representan interesantes ingresos extra que los municipios destinan a Acción Social en la mayoría de los casos. Las utilidades que dejan a Lotería los bingos municipales representan prácticamente una cifra similar a la utilidad que genera el único establecimiento similar que explota el Estado provincial en el Casino de Villa Carlos Paz.

Durante los doce meses del 2003, el bingo de Villa Carlos Paz facturó un total de 4.714.976 pesos, dejando una utilidad de 1.414.324 pesos, 12 mil más que la cifra que ingresó por los establecimientos municipales. Durante ese período, se vendieron en la localidad serrana un total de 3.152.584 cartones. Si se divide esta cifra por los 175.247 apostadores que asistieron, se llega a un promedio de 18 cartones por persona que concurrió a la sala de bingos en ese período.

Esta tendencia se mantiene en lo que va del 2004, ya que entre enero y el 31 de julio el Bingo Carlos Paz facturó 2.980.030 pesos, dejando una utilidad neta de 894.000 pesos por la venta de 2.021.253 cartones.

Tampoco en el bingo de Villa Carlos Paz el atractivo extra que representan los tragamonedas parece haberse quitado público a la sala de bingo.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook