Edición Latinoamérica
16 de Julio de 2019

Se crearía una apuesta única para todo el país

Guerra de intereses por las apuestas hípicas en España

(España).- La incorporación del turf a la Federación de Hípica abre las puertas a una apuesta nacional, que competiría en Andalucía con la que ya funciona en los hipódromos de Mijas y Dos Hermanas, mientras este último atraviesa una difícil situación que lo obligó a suspender la temporada de invierno.

L

a viabilidad del proyecto de rehabilitación del hipódromo de Madrid y el desarrollo del espectáculo del turf en España se encuentra en estos momentos supeditada a la creación de una apuesta sobre las carreras de caballos que pueda jugarse en todo el territorio nacional, algo de lo que se viene hablando desde hace mucho tiempo.

Sin embargo, esta necesidad choca con el interés de las comunidades autónomas que tienen transferidas las competencias sobre el juego. Tal es el caso de Andalucía, donde la Junta ha regulado en los últimos años una normativa de hipódromos y apuestas, que empezó a funcionar con la aparición de los recintos de Mijas y Dos Hermanas, y la puesta en marcha de la apuesta andaluza, concedida al hipódromo nazareno y a su vez explotada desde hace un año y medio por la sociedad E-Quiniela, en este momento en una crítica situación financiera.

El desbloqueo de esta situación, sin embargo, está a punto de lograrse por parte de los organismos estatales. De hecho, el Consejo Superior de Deportes (CSD) remitió la semana pasada un documento a la Sociedad de Fomento de la Cría Caballar (SFCCE) por el que se le insta a incorporarse a la Federación Nacional de Hípica, ya que el CSD reconoce al turf como deporte a todos los efectos.

Por otra parte, ayer se celebró en la sede de Fomento una decisiva reunión de su comité ejecutivo para decidir si se facultaba a su presidente, Agustín Aulet, a negociar esa incorporación a la Federación de Hípica y a firmarla. A la reunión asistieron todas las partes interesadas, algunas de las cuales, por cierto, no habían acudido antes a ningún comité ejecutivo. De hecho, el hipódromo de Dos Hermanas estuvo representado por su propietaria, la sociedad municipal Apuesta Mutua Andaluza, en la persona de su consejero delegado, José González Luque. Pero en el comité ejecutivo de la SFCCE están representadas las sociedades que organizan carreras, y en Dos Hermanas esta labor estaba en manos de E-Quiniela, que en cualquier caso no puede participar en estas reuniones porque se le retiró la invitación al suspender su temporada de invierno tras las dos primeras jornadas.

Tal y como están las cosas, el comité aceptó la asistencia de González Luque, pero sin voz ni voto, a pesar de lo cual el representante del Ayuntamiento nazareno expresó con vehemencia su rechazo a la aceptación de la propuesta del CSD, hasta el punto de que abandonó la sala donde se celebraba la reunión. Lo hicieron con él los representantes de los hipódromos de Mijas y San Sebastián, pero luego éstos entraron de nuevo para votar en contra de la firma.

El motivo es que al considerarse el turf un deporte, Loterías y Apuestas del Estado (LAE) ya tendrá la opción de sacar a la calle una apuesta mutua deportiva nacional sobre las carreras de caballos, que podrá jugarse en todos los puntos de venta de su red, incluidos los de Andalucía. Esto significaría que en la comunidad coexistirían la apuesta nacional de LAE, cuyos beneficios revertirían en todos los hipódromos que participaran en esa apuesta, y la apuesta autonómica, que tal y como se ha explotado en este año y medio es un fracaso total y no estaría en condiciones de competir con la nacional.

Todo indicaría que el final de la historia podría ser la más que probable desaparición de la principal fuente de ingresos que podría permitir el funcionamiento del hipódromo de Dos Hermanas, e incluso el de Mijas, que tampoco es rentable y cuyos gestores aspiran a hacerse con esa apuesta de la Comunidad ahora que E-Quiniela está en horas bajas.

Para la rentabilización de estos dos recintos, ambos tendrían que incorporarse a la apuesta nacional, lo cual, según sus rectores, sería intolerable, pues perderían su total autonomía, y hay que recordar que los hipódromos de Dos Hermanas y Mijas son proyectos de inversiones públicas, realizadas por los respectivos ayuntamientos.

Como la votación en Fomento arrojó un resultado abrumadoramente favorable, su presidente está facultado para firmar su incorporación a la Federación de Hípica desde hoy mismo, aunque según se ha podido saber, el consistorio nazareno acudirá hoy al amparo de la Junta de Andalucía para que entre en esta guerra de intereses y actúe para evitar que el Estado pueda machacar esa apuesta de la Comunidad que ahora mismo, ésta es la realidad, tiene un oscuro porvenir.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook