Edición Latinoamérica
17 de Agosto de 2019

Oposición y apoyo de diversos sectores sociales

México sigue buscando una regulación para sus casinos

(México).- Aunque hay quienes simpatizan con el proyecto de apertura de casinos en territorio mexicano, representantes católicos de la región de Durango se promulgaron contra esa medida, al rechazar la legalización de los juegos al azar y la consecuente instalación de casinos en esa localidad.

R

epresentantes del clero en la sociedad de Durango se pronunciaron en contra de la apertura de una sala de juegos en esa región, por considerar que traerá más perjuicios que beneficios a la comunidad.

“No por un bien, vas a hacer un mal. Si fuera un mal menor que se pudiera tolerar, pasaría, pero no se trata de eso, es un mal grave, es un cáncer de la sociedad”, expresó el líder de la Arquidiócesis de Durango, Monseñor Héctor González Martínez, al representar el rechazo mayoritario de la grey católica duranguense al proyecto de legalizar los juegos de azar y las apuestas, por considerar que implicaría muchos riesgos. El primero, enfatiza, es el que muchas personas pierdan rápidamente su dinero, con la esperanza de que puedan ganar y enriquecerse rápidamente, lo cual es artificial.

"Con la legalización de los juegos de azar, y la consecuente instalación de casinos, se aumentaría el riesgo de que crezcan otros delitos como los crímenes, secuestros, robos. Hay que imponer medidas que frenen la diseminación del virus", reflexionó el representante de los católicos de Durango.

Según lo denunció en días pasados el vicepresidente de la CONCANACO, en el país operan de manera ilegal, 1.500 casinos clandestinos de los llamados “brincos” (por no tener un lugar fijo), y aunque señaló que tanto Gobernación como Turismo, los conocen, saben su modo de operar, y las rutas de emigración, no hacen nada.

Al respecto, el titular de la Secretaría de Turismo, Rodolfo Elizondo Torres, deslindó a la dependencia de la responsabilidad de perseguir los “brincos”, al señalar que no es de su competencia. No obstante, enfatizó que es positivo que después de nueve años, se pretenda zanjar la discusión sobre la conveniencia de instalar casinos en el país y regular los juegos de azar, “ya estuvo bueno de las políticas de simulación, hay que entrarle al toro por los cuernos”, expresó.

El funcionario admitió la realidad de que en México se juega todos los días, “que hay políticas que a nadie benefician porque en estas condiciones hay poca derrama en impuestos, y pocas posibilidades de recaudación. En Latinoamérica, solamente México y Cuba no tienen los casinos legalizados. Es momento de hacerlo”. Además, señaló que los casinos harán crecer el turismo en México, pero no son la solución al problema que enfrenta el sector. “Creemos que si los casinos no son una panacea pudieran ser una oferta complementaria, con una inversión considerable, con una opción real para crear empleos y de desarrollo regional donde pudieran instalarse”.

En Durango, hay “brincos” que operan en diferentes domicilios, con la complacencia de las autoridades competentes. Inclusive, en centros recreativos como billares, los juegos de mesa y las apuestas, están a la orden del día, con la participación de elementos de las diferentes corporaciones policiacas.

Sin embargo, las autoridades niegan que los haya, y se hacen de la vista gorda. La forma en que funcionan los “brincos”, es avisar unas horas antes a quienes convienen de antemano “la jugada”, el lugar en que se realizará. Se dice que hay quienes se han hecho ricos por ello, y otros que han ido a la quiebra.

Existen dos proyectos de iniciativa de Ley en el Congreso de la Unión, de las cuales tendrá que consensarse para sacar un dictamen, entre las diferentes comisiones que participan, y que se espera puedan desahogarse en los dos períodos ordinarios de este año.

Grupo de legisladores priistas, presentó propuesta para reformar la fracción décima del artículo 73 constitucional, para mantener bajo la jurisdicción federal solamente a los juegos con apuestas y sorteos que se desarrollen de manera simultánea en más de una entidad, y dejar los que se realicen de manera particular en un estado, para que los regule la legislación que emitan sus Congresos locales.

Con ello se pretenden allanar las dificultades que han mantenido en la congeladora las iniciativas de ley para regularizar la instalación de los casinos, ya que sería a nivel federal. Sin embargo, la propuesta, es que se deje a cada Congreso local, decidir al respecto, de acuerdo a sus características y particularidades económicas, sociales y políticas.

El presidente de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, el panista Juan de Dios Castro Lozano, durante visita que hiciera a Durango, admitió que entre legisladores de su partido, existen opiniones en pro y contra al proyecto de legalizar la instalación de casinos, tal como lo promueve el también integrante del blanquiazul, Rodolfo Elizondo Torres.

Por su parte el diputado local, también panista, Rubén Velasco Murguía, quien preside la Comisión Nacional Legislatira de Turismo, para la zona norte del país, manifestó simpatía con el proyecto, al afirmar que representaría un detonador económico para la entidad. Enfatizó que sin casinos, existe el narcotráfico y otros delitos.

Martín Gamboa Silva, presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles de Durango, señaló que en primer lugar, aunque se legalizara la instalación de los casinos para que se realice abiertamente los juegos de azar y apuestas, Durango no está preparado para tenerlos, por carecer de la infraestructura, pero también del mercado para que tales actividades realmente fueran positivas para la economía, ya que no hay dinero para apostar.

Dijo que los casinos pueden ser rentables en los sitios turísticos, pero que en Durango, donde no existe el turismo, no sería factible su instalación, hasta en tanto no se construya la infraestructura y se promueva la actividad turística, de acuerdo a los potenciales naturales que se tienen. Además de que los espacios para jugar al azar y apostar, tendrían que ser complementarios de instalaciones hoteleras.

Mientras que el presidente de la Cámara Nacional de Comercio y Turismo en Durango, Pedro Espinoza Gámiza, manifestó simpatía y complacencia porque se regulen las apuestas y los juegos del azar, al considerar que la instalación de casinos en la entidad, serían el puntal para reactivar la economía local, y de alguna manera darle utilidad a la infraestructura carretera que se construye, como la autopista a Mazatlán. Negó que los casinos puedan ser detonantes de los vicios y delitos, al considerar que aun sin estar legalizadas las apuestas y los juegos de mesa, ahí está el narcotráfico, la drogadicción, etc. Dijo que para los duranguenses, sería positivo tener casinos, ya que ello implicaría la llegada de inversiones para generar empleos.

Por su parte la directora estatal de Turismo, Rosa Isela de la Rocha Nevárez, enfatizó que antes de pensar en instalar casinos, una vez que exista el marco legal que lo permita, en Durango primero lo que se necesita es crear las condiciones para que las apuestas y juegos al azar, realmente representen un beneficio para el desarrollo económico de la entidad. Y desde su punto de vista, lo primero que se debe hacer es, definir la vocación turística de Durango, ya que no la tiene, y por ende tal actividad es baja o nula. Dijo que se debe establecer lo relativo a los monumentos coloniales, con historia, pero también promover el turismo de aventura, en los diversos lugares naturales que se tienen, y que son propicios para ello.

Una vez que ya se tenga lo anterior, entonces se tendría que definir el modelo de casino. Puso por ejemplo, que en Estados Unidos, se otorgó la concesión de los espacios para apuestas y juegos al azar, a las Reservaciones Indias. En Durango, consideró que sería positivo habilitar inmuebles de haciendas históricas que están a punto de perderse, de tal manera que los beneficios fueran mayores.

El abogado Maclovio Nevárez Herrera, consideró que las apuestas y los juegos al azar, son factibles de instalar con un marco regulatorio, en las zonas donde se tiene economías florecientes, como son los centros turísticos o industrializados. Rechazó que los casinos en Durango pudieran ser la pauta para generar empleos, ya que sería una incertidumbre, porque no existe la economía ni el mercado. Además consideró que el riesgo con las apuestas y los juegos de mesa legalizados, es que se infiltren las inversiones para lavar dinero proveniente del narcotráfico, y que por ende instalarían sus cuarteles y centros de operación en territorio duranguense. Por ello, expresó su rechazó al proyecto, y reiterar que Durango no es un lugar apropiado para que operen los casinos.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook