Edición Latinoamérica
25 de Agosto de 2019

Comar, Orenes-Franco y Ecorsa

Las tres empresas rechazadas repiten su oferta para el casino de Asturias

Las empresas Comar, Orenes-Franco y Ecorsa han vuelto a apostar por la ciudad de Gijón para abrir el casino, en el segundo intento en poco tiempo de abrir una sala de juego en la región. el anterior concuros fue declarado desierto.

U

na vez más, Gijón tiene todas las chances de convertirse en sede del futuro centro de juego del área central de Asturias. Las empresas que optaron al concurso anterior, declarado desierto (la gallega Comar, la murciana Orenes-Franco y la asturiana Ecorsa) han vuelto a apostar por la ciudad para abrir el casino.

Sin embargo, a diferencia de la convocatoria anterior, no son cuatro sino tres las propuestas que la consejería de Economía y Administraciones Públicas tiene de nuevo sobre la mesa, ya que no hay ninguna nueva en contra de los pronósticos que apuntaban la posible implantación de una propuesta en Oviedo.

Todas las ofertas registradas ayer repiten suerte excepto el Casino Bahía de Gijón, que presentaba Ecorsa para ubicar en la finca de la discoteca Rocamar, que esta vez no competirá. Al parecer, las bases del actual concurso prohíben que una misma empresa presente dos ofertas. Por este motivo, la entidad que dirigen los hermanos Díaz Carbajosa se ha decantado por el Casino de Asturias, que prevé ubicar en el antiguo cine Hernán Cortés.

El Casino Puente del Piles, del grupo coruñés Comar, prevé implantarse en la finca anexa a la parcela de la familia Rato. El proyecto, que pecó de exceso de edificabilidad, hacía necesario modificar puntualmente el PGOU. Su inversión era de 13,7 millones de euros y preveía 202 puestos de trabajo directos.

El Casino de Asturias, de Ecorsa para el cine Hernán Cortés, incumplía el requisito de aforo mínimo de 400 personas y no se ajustaba a la Ley de Patrimonia Cultural Asturiano dado que se trataba de un inmueble protegido. Este proyecto contaba con una inversión de 15,1 millones de euros y una plantilla de 214 personas.

El proyecto más llamativo era el de Orenes-Franco para la Ería del Piles que aunaba casino y balneario. Planeaba una inversión de 43,5 millones de euros y una plantilla de 332 empleados. Fue rechazado por exceso de edificabilidad, falta de disponibilidad de seis parcelas y necesidad de modificar el PGOU.

El alcalde en funciones, Pedro Sanjurjo, aplaudió la confirmación de que ";Gijón es la ciudad más atractiva para la inversión privada";. El edil dijo que mientras no se resuelva el concurso, antes de que finalice el año, seguirá paralizada la expropiación de las fincas del balneario.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook