Un mercado en expansión

Con fuertes inversiones, las casas de apuestas esperan la reglamentación de las apuestas deportivas en Brasil

17-05-2022
Brasil
Tiempo de lectura 3:11 min

De los 40 equipos que compiten en las series A y B del Campeonato Brasileño, 35 tienen algo en común: están patrocinados por sitios de apuestas deportivas.

En un mercado aún no regulado en el país, empresas alojadas en el extranjero, que no generan puestos de trabajo ni pagan impuestos en Brasil, esperan ávidas una reglamentación que parece demorarse más de lo esperado, aunque la situación podría cambiar si el Gobierno Federal regula la actividad, a finales de este año.

A la hora de hablar de este fenómeno de la publicidad de las apuestas deportivas en los principales clubes, es más sencillo enumerar a aquellos que no cuentan con un sitio de apuestas en su camiseta: Brusque, Grêmio, Novorizontino, Palmeiras y Tombense. El resto cuentan con importantes patrocinios de sitios de apuestas deportivas, que en Brasil ganan día a día cuota de mercado. Y no sólo en los equipos se exponen las marcas. Las empresas del sector patrocinan programas deportivos, contratan a famosos para protagonizar anuncios y pagan a influencers por promoción.

Empresarios consultados por el medio Folha de Sao Paulo estimaron que, con la regulación, la industria puede mover entre R$ 20.000 millones y R$ 100.000 millones (de USD 3.950 millones a USD 19.750 millones). Y estos valores reflejan sólo una pequeña parte de la actividad económica, que debería alcanzar los 140.000 millones de dólares anuales en 2028, según una investigación de Grand View Research.

Se creará una nueva industria, con nuevas profesiones, y Brasil podría convertirse en un centro tecnológico”, reflexionó Ricardo Rosada, responsable de marketing de Galera.bet. Las inversiones realizadas en patrocinios de equipos brasileños se producen, en parte, por esta esperanza de expansión del mercado y la regulación.

Las casas de apuestas están autorizadas por la ley 13.756/2018, sancionada por el entonces presidente Michel Temer, hace ya cuatro años. Pero afirma que el asunto debe ser regulado por el Ministerio de Economía con fecha máxima, a finales de 2022.

Las empresas que mantienen sus sitios web en portugués, hacen publicidad y patrocinan a los clubes nacionales no tienen aún sede en Brasil. "Cuanto más tarde en salir la regulación, menos dinero recaudará Brasil en impuestos. La ausencia de regulación deja al mercado brasileño jurídicamente inseguro, tanto desde el punto de vista del operador como del apostador. La regulación traerá, por ejemplo, más seguridad para el apostador a la hora de recibir sus ganancias, ya que podrá reclamarlas en los tribunales brasileños", explicó Udo Seckelmann, abogado especializado en deportes y apuestas del bufete Bichara e Motta.

"Operan en una zona gris, y lo han hecho durante mucho tiempo. Están en Malta, Curazao y Gibraltar. Operan desde el exterior con sitios web totalmente traducidos al portugués. He visto varias veces que un apostador viene a decirnos que ha depositado dinero y no puede retirarlo. No hay nada que hacer, salvo emprender acciones legales en el país de origen del sitio. Es un mercado gris", explica Eduardo Diamante de Sousa, abogado especializado en derecho deportivo y apuestas de Carlezzo Advogados.

La estrategia de patrocinar a los clubes y dar a conocer sus marcas, es ir por delante a la hora de regular, y las empresas creen que esto sucederá este año, a pesar de la resistencia de sectores del gobierno de Jair Bolsonaro. Aunque existe cierta desconfianza ante la falta de movimiento en el tema, el poco tiempo que queda antes de la fecha límite de diciembre, y el hecho de que Brasil transita un año de elecciones presidenciales.

Los congresistas interesados en el tema son optimistas sobre la posibilidad de que la reglamentación se resuelva a tiempo. El diputado federal Felipe Carreras coincide con la opinión de que la falta de regulación crea un entorno favorable para la expansión de las casas de apuestas irregulares, además de desperdiciar una potencial fuente de impuestos para el Estado.

Actual ponente del proyecto de ley que crea la nueva regulación, Carreras añadió que es necesario que la norma incluya mecanismos para que el dinero recaudado se reinvierta de alguna manera en el deporte brasileño.

"Tienen que favorecer el deporte. Si no hay nada en relación a ello, trabajaré con la comunidad deportiva para que esto esté presente en nuestra nueva legislación deportiva brasileña", afirmó.

El consenso entre los expertos consultados por el diario brasileño es que el número de casas de apuestas en Brasil deberá disminuir y estabilizarse. Actualmente, hay entre 400 y 450 sitios operando, pero si se confirma el valor de unos 20 millones de reales por licencia, el espacio puede quedar restringido a unas pocas empresas, más grandes y con mayor respaldo. "Aunque es un impuesto que puede dificultar e imposibilitar la entrada y la aparición de nuevos operadores en Brasil", consideró Seckelmann.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS