José Vall

España: el presidente de ANESAR reivindicó el rol de las empresas de la industria

José Vall, presidente de ANESAR.
18-01-2022
España
Tiempo de lectura 2:11 min

El presidente de la Asociación Española de Empresarios de Salones de Juego y Recreativos (ANESAR), José Vall, reivindicó en un artículo el rol de la industria del juego en la sociedad y jerarquizó el rol de las actividades de responsabilidad social corporativa para el elemento fundamental para lograr representar una oferta de ocio regulada que garantice la libertad a sus usuarios.

A continuación, la carta publicada en el sitio español Sector del Juego.

Las mejores empresas en y para la sociedad

Desde los primeros días del año 2019, en el sector del juego estamos atravesando nuestra particular travesía del desierto. A los asuntos reputacionales hay que sumarle, como no, los efectos devastadores de la  pandemia. El sector del juego ha sido uno de los grandes damnificados por esta situación, como así lo han puesto de manifiesto las cifras de negocio y el gran número de empleados que hemos tenido que mantener en los ERTEs.

Como he dicho en anteriores ocasiones, ante todo esto  el sector del juego ha sido absolutamente ejemplar. En ocasiones no hemos entendido las medidas restrictivas impuestas, y las hemos cuestionado por estar convencidos de que las mismas no estaban tomadas con estrictos criterios sanitarios, pero las hemos acatado, como no podía ser de otra manera.

Hemos tenido y escuchamos muchas, demasiadas cosas en contra de nuestra actividad, con unos argumentos demagógicos y sin aportación de datos que avalen estas posturas, pero que calan y lo que es peor, en muchas ocasiones provenientes de quienes, desde posiciones gubernamentales de relevancia y teniendo acceso a todos los datos e información, parece gustarles más el camino de la falacia.

Las dificultades para gestionar todo esto han sido y son muy grandes. Y están exigiendo un grandísimo esfuerzo a las empresas y a sus empleados.

Ante ello, y de cara a años venideros lo único que podemos hacer es seguir perseverando en el esfuerzo. Todas las entidades representativas estamos haciendo un gran esfuerzo por, cada uno en su campo y competencias, intentar revertir la situación. Todos los esfuerzos son válidos y debemos aprovecharlos sin personalismos. La unión de criterios es el mejor camino.

Y mientras tanto debemos seguir defendiéndonos de los ataques, pero sobre todo debemos seguir ofreciendo a nuestros clientes lo que la sociedad demanda. El refuerzo de las acciones de responsabilidad social corporativa que ya venimos implementando se configura como una cuestión clave. Es un signo de normalidad empresarial. La RSC no es otra cosa que la gestión de los impactos que cualquier actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general.

Y en eso tenemos que centrar también nuestras acciones. Debemos tener a la sociedad y a nuestros clientes muy bien informados; a los empleados formados en sus atribuciones y competencias; las estructuras empresariales más concienciadas sobre las políticas sociales y medioambientales, y hacer el esfuerzo en definitiva para que la sociedad en general nos vea como lo que somos, una oferta de ocio regulado que propone defender la libertad del individuo para que pueda decidir con libertad pero también con la seguridad de un sector ultrarregulado que se configura precisamente como la mayor garantía que otorga una autorización administrativa reglada basada en normas de reconocida eficacia.

En definitiva, no sólo debemos ser las mejores empresas en la sociedad, sino también las mejores empresas para la sociedad.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS