Análisis regional

Luis Gama: “Peor que no regular es hacerlo, pero mal”

Luis Gama, consultor internacional especializado en juegos de azar.
14-10-2021
Uruguay
Tiempo de lectura 3:18 min
En su análisis sobre la industria como generadora de recursos, y qué tipo de regulación es deseable, el consultor internacional Luis Gama desarrolló para Yogonet su visión sobre el tema, y explicó: “Debemos destacar en primera instancia que los países de la región carecen de una política de Estado enfocada a desarrollar la industria del entretenimiento”.

De acuerdo a lo señalado por Gama: “No se plantean objetivos claros, herramientas de gestión y una mirada global de cómo imaginamos a la industria, a mediano y largo plazo. En general a la falta de regulación se suma que muchas disposiciones vigentes no están actualizadas y, en consecuencia, no tienen la eficacia perseguida”.

“Las regulaciones parciales -agrega- que se llevan adelante a medida que van apareciendo las distintas modalidades de juego, no hacen otra cosa que corregir en forma transitoria algunas situaciones puntuales. Pero este camino se transita como algo pasajero, y no enmarcado dentro de una estrategia general”.

“Muchas veces estas regulaciones tienen como objetivo casi exclusivamente aspectos de tipo recaudatorio. Desde los Estados, y cuando se abordan temas referidos al juego, se prioriza fundamentalmente la generación de mayores recursos. El actuar priorizando el incremento de la recaudación es un accionar considerado de corto aliento. Una cosa es aumentar la recaudación y otra apostar al crecimiento de la actividad en su conjunto. Miramos el árbol y no el bosque”, consideró.

“Entendemos que la forma más efectiva de regular es incluyendo todos los aspectos que forman parte, atendiendo la problemática sin perder de vista las consecuencias de las medidas a implantar. El Estado no tiene que estar ajeno a todo lo que implica la industria, y tiene que involucrarse fuertemente bajo el rol de Regulador de la actividad. Tiene responsabilidades y, como tal, tiene que asumirlas. Debe liderar todas las acciones que se lleven adelante. Debemos insistir en un Estado fuerte y celoso de sus cometidos”.

“En el camino se deben considerar los aportes que puedan llegar desde el sector privado, siempre y cuando esté en línea con objetivos generales y no particulares. Hoy algunos países, y sólo como consecuencia del impulso, compromiso y aprendizaje personal de sus Reguladores, están recorriendo el camino que entiendo debe transitarse. Objetivos claros, transparencia, protección del público apostador salvaguardando principalmente a los menores de edad y establecer disposiciones referidas al juego responsable, son algunos de los aspectos que están en consideración”, explicó el consultor.

“Otros países -agrega- están teniendo dificultades e imparten disposiciones que lo único que logran es agravar más la situación. Una mala resolución puede significar, por ejemplo, el aumento del juego ilegal. Porque estoy convencido que peor que no regular es hacerlo, pero mal”.

“Una regulación que no esté orientada hacia una mirada integral, con definiciones claras -entre otras cosas- acerca de si tiene que ser restrictiva o no en cuanto al número de licencias a adjudicar o que tipo de exigencias se requerirán para poder acceder a las mismas, tiende a perder efectividad y presentar debilidades que la hacen ineficiente. En la actualidad hay objetivos comunes como por ejemplo abordar toda la temática del juego online y combatir el juego ilegal en todas sus formas”.

El desarrollo del juego online avanza de forma permanente, y esto trae aparejado que se deban hacer los mayores esfuerzos para acompañar ese proceso adoptando definiciones de carácter normativo. Cómo principal objetivo se debería adecuar la oferta a la demanda actual”.

“Otro tema a tener en cuenta es el rol que ocupan los actores privados actuando en sintonía con los distintos Reguladores. Cumplen un papel fundamental y son un factor a tener en cuenta en el momento de discutir alternativas vinculadas al tema regulatorio. Pero también tenemos que ser muy claros en cuánto a que tipo de empresas queremos incorporar al mercado. En general y a las que debemos prestarle atención cuentan con una gran reputación, solidez, experiencia garantizada y fundamentalmente una gran disposición a discutir y avanzar de manera totalmente profesional. En cambio, hay otras en muchos casos desconocidas y que no pertenecen a la industria que han venido ocupando espacios con consecuencias muy negativas para el sector”.

Para finalizar, Gama asegura: “A la industria hay que cuidarla y este tipo de empresas afectan la credibilidad, transparencia, provocan un retroceso y transmiten una clara señal negativa hacia toda la sociedad. En consecuencia, el actuar de manera responsable y debatiendo ampliamente todos los temas que definirán hacia dónde queremos ir contando para ello con el trabajo conjunto entre Reguladores, Operadores y Proveedores, nos acercará a llevar adelante una regulación adaptada a la realidad y en sintonía con las necesidades de todos los actores que integran la industria. Los Estados deben entender lo importante de la necesidad de regular como forma de ordenar y controlar. El analizar los resultados y el tipo de regulación que han desarrollado aquellos países que han avanzado, son elementos más que relevantes a tener en cuenta. Acelerar las definiciones políticas y los procesos regulatorios, harán que las expectativas generadas en la región se vean definitivamente contempladas. Hay gran confianza de que esto suceda”.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS