Edición Latinoamérica
01 de Diciembre de 2020

Lenta reactivación del sector en la Argentina

La Ciudad de Buenos Aires coloca a los casinos al final del plan de reaperturas

La Ciudad de Buenos Aires coloca a los casinos al final del plan de reaperturas
Entre ambas salas, suman casi 5.000 puestos laborales directos; pero se estima que impacta, al menos, en otras 3.000 familias de manera indirecta.
Argentina | 21/10/2020

Entre la sala de juego del Hipódromo de Palermo y el Casino Buenos Aires, hay unos 5.000 empleos directos. Los responsables señalan que no hubo despidos hasta este momento, pero saben que estarán entre los últimos sectores en retomar la actividad presencial.

D

espués de siete meses de cuarentena en el país y la estabilización de casos por coronavirus en la Ciudad de Buenos Aires, se consolidó un proceso de reaperturas de actividades que no se detiene; por el contrario, avanza incluso con el regreso de los estudiantes de los últimos años de las escuelas primarias y secundarias, y el permiso para que los centros comerciales porteños abran sus puertas, entre otros rubros.

Este "plan integral y gradual de puesta en marcha de la Ciudad" -como lo bautizó la gestión de Horacio Rodríguez Larreta- incluye cientos de actividades, y aunque el gobierno entiende que se avanzó en tres de las seis etapas concebidas, las salas de juego del Hipódromo de Palermo y del Casino flotante de Puerto Madero permanecen cerradas y lejos de una reactivación.

Su reapertura no se encuentra incluida en ninguna de las seis etapas. Entre ambas salas, suman casi 5.000 puestos laborales directos; pero se estima que impacta, al menos, en otras 3.000 familias de manera indirecta.

Si bien ambas empresas han desarrollado protocolos y tienen contacto con la Ciudad a través de LOTBA, no tienen certezas sobre la posibilidad de un regreso a las tareas.

“La empresa se comprometió a no despedir empleados, y los trabajadores están cobrando el 75% de los sueldos. Sin embargo, el problema es el futuro incierto de nuestra actividad. No vemos que en un plazo más o menos cercano haya alguna resolución para nuestro caso. Existe un diálogo con las autoridades porteñas, pero estamos atravesando una situación crítica", explicaron al diario Clarín voceros del Hipódromo de Palermo.

Vinculados a las áreas de slots, el Hipódromo tiene casi 2.000 empleados; y es un porcentaje muy menor el que puede cumplir tareas desde sus casas. La empresa desarrolló un protocolo para poder operar y piensa adaptarse a todo lo que implique la "nueva normalidad"; por ejemplo, habilitar ventanas que antes permanecían siempre cerradas, hecho singular ya que la sala funciona buena parte de forma subterránea. De esta manera podrían garantizar la ventilación natural de los salones, en una sala en la que actualmente operan entre 4.300 y 4.500 máquinas tragamonedas.

En el hipódromo, la actividad del turf regresó el 28 de agosto, sin público. Si bien el movimiento de gente está limitado a un grupo de trabajadores, a los entrenadores y jockeys, informaron que no se han registrado contagios masivos.

A favor, la actividad se hace mayormente al aire libre; y para aprovechar los metros disponibles en este sitio, en donde incluso se hacían recitales, la empresa está organizando la instalación de un autocine -ya hay once en el área de Buenos Aires- y abrir las puertas para que los vecinos puedan hacer entrenamientos deportivos o reuniones al aire libre.

Por su parte, el casino flotante ubicado en Puerto Madero también se ve afectado por la misma problemática. Aquí afecta casi al doble de empleados, y a varios gremios, no sólo a los vinculados al juego.

“Si al desastre económico que estamos viviendo le ponemos un horizonte de apertura, creo que esta situación podríamos llevarla con menos angustia. Pero no hay fecha prevista para la vuelta al trabajo y la situación nos preocupa pero también nos indigna, porque nadie nos dice nada”, le aseguró a Clarín Ariel Fassione, de Aleara (Sindicato de trabajadores de Juegos de Azar).

Fassione aporta datos que amplían la visión de como está afectando esta situación al colectivo de trabajadores. En Provincia de Buenos Aires hay además 45 salas de bingos (en Ciudad están prohibidas), con más de 20.000 trabajadores. "Algunas empresas están pagando por debajo del 75% del total de los sueldos, por eso están denunciadas en la Justicia. Es una problemática que se agudiza con el paso de los días. Y nuestra preocupación es el achique, que las empresas terminen despidiendo personal, por eso estamos desesperados, tratando de que nos escuchen", explicó.

En el horizonte cercano se agita una duda: ¿qué sucede si el gobierno nacional discontinúa el programa ATP, de ayuda a los trabajadores?

Cabe señalar que a nivel nacional, hay cinco provincias en donde se retomó la actividad en salas de juego: Misiones, San Juan, Tucumán, Chubut y Santa Cruz. “Estan operando con protocolos muy estrictos. No se han reportado contagios masivos de clientes, de trabajadores ni de proveedores. Esto nos tranquiliza. Tenemos que arrancar para poner en marcha los protocolos y aprender a convivir con este virus”, dijo el dirigente gremial.

Desde el Gobierno de la Ciudad explicaron que se está trabajando en un protocolo. Sin embargo, fueron muy taxativos con la información. "No existe una fecha de regreso a la actividad y no queremos generar falsas expectativas a las familias”, dijeron.

Diego Quiroga, titular de la Asociación de Hipódromos y Agencias Hípicas, detalló que el sueldo de muchos empleados en Palermo está compuesto por "propinas, y el trabajo en días y horas adicionales. Es una extra de dinero en las familias que desapareció de los bolsillos, por eso entendemos que el salario promedio cayó un 50%".

La semana pasada, los empleados organizaron una manifestación y se acercaron hasta la sede de la Lotería porteña, para llamar la atención de las autoridades. Presentaron un protocolo -que tiene en cuenta el manejo del dinero, la colocación de cámaras para medir la temperatura corporal, e incluso la vinculación con los proveedores, entre otros ítems- pero básicamente se movilizaron para hacerse ver, para hacerse oír: "Nuestro escenario es desalentador. Estamos invisibilizados, no figuramos en ninguna instancia de apertura, en ningún plan. Sin embargo, miles de familias están expectantes de volver a trabajar", dijo Quiroga.

Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.