Muchas personas podrían ser automáticamente despedidas el 1 de octubre

Empleados de casinos de Nueva York exigen al gobernador la reapertura de las salas

Empleados de casinos le solicitan al gobernador Cuomo que utilice las reaperturas de los casinos tribales como casos de estudio.
25-08-2020
Estados Unidos
Tiempo de lectura 2:44 min
El jueves pasado, casi doscientos empleados de casinos que están cerrados se congregaron en el Capitolio del estado de Nueva York. Reclaman que son esenciales y que casi todos los otros sectores del estado tienen permiso para reabrir. El gobernador afirmó que abrir los casinos sigue siendo riesgoso debido al COVID-19.

Casi doscientos empleados de casinos que permanecen cerrados en Nueva York se congregaron en el Capitolio del estado, el jueves, para solicitarle al gobernador Andrew Cuomo que les permita a los establecimientos reabrir, ya que sus puestos de trabajo están en peligro.

Según Democrat & Chronicle, Cuomo argumentó que abrir los casinos sigue siendo riesgoso debido al COVID-19. En ese sentido, el mes pasado, afirmó que las decisiones de reapertura se basan en "cuestiones de densidad, probabilidad de cumplimiento y carácter esencial del negocio".

En Nueva York, los cuatro casinos comerciales dan empleo a casi 5.200 personas. La mayoría de los empleados de casinos del estado están suspendidos o en cesantía desde marzo. De acuerdo con la ley federal denominada Ley de Notificación de Reajuste y Recapacitación Laboral (WARN), si un empleado permanece suspendido durante seis meses, su contrato se da por finalizado automáticamente, lo que ocurriría el 1 de octubre en muchos casos.

Solamente Rivers Casino, en Schenectady, emplea a miles de personas en la zona. El establecimiento lanzó una propuesta de plan de reapertura el jueves, que incluye el modo en que el casino abordará las políticas de gestión de multitudes, limpieza y desinfección, calidad del aire y distanciamiento físico.

"Casi todos los otros sectores del estado tienen permiso para reabrir. ¿Por qué los casinos siguen cerrados?", se preguntó Mark Egan, presidente de la Cámara de la Región Capital, según WRGB.

"No es justo, porque los casinos tienen la misma estructura. En un casino, las personas están a la misma distancia que en un restaurante, en un gimnasio, en una sala de bolos o en un centro comercial", afirmó Tom McOwen, gerente de Juegos de Mesa, en Rivers Casino. "Cuando él [gobernador Cuomo] dice que no somos esenciales, destruye nuestras ganas de salir adelante. Yo me siento esencial. Siento que lo que hago para estimular la economía, impulsar la recaudación impositiva, ayuda a todas las personas".

En la misma línea, Robin Torr, gerente de Recepción de Tioga Downs, señaló: "Somos esenciales. Somos esenciales para nuestras familias, nuestras comunidades, la economía y el estado. Necesitamos que los casinos abran".

Los empleados de casinos y los funcionarios públicos afirman que el impacto económico del cierre de los casinos no solo afecta a los empleados. Según Egan, Rivers Casino generó US$ 110 millones de dólares en el último ejercicio económico. "Y de esos US$ 110 millones, US$ 57 millones volvieron al estado en concepto de impuestos. Parte de eso fue a educación, pero incluso a nivel local, cerca de $3 millones fueron a la ciudad de Schenectady, US$ 3 millones al condado de Schenectady, y todos los condados vecinos recibieron dinero", afirmó Egan. "El casino ayuda a subsidiar nuestros impuestos a la propiedad, así que hay un beneficio directo real para las comunidades".

El gobernador no ha brindado ningún tipo de orientación sobre la reapertura de casinos, a pesar del reciente anuncio de que las salas de bolos y los gimnasios podrían volver a funcionar. Nueva York ha estado siguiendo los datos de la tasa de infección de coronavirus en el estado y las últimas recomendaciones de la ciencia para reabrir la economía de manera segura. "Y estamos haciendo lo mismo con los casinos", afirmó Freeman Klopott, vocero de la división de Presupuesto del estado. "Los casinos permanecerán cerrados junto con otras actividades similares en todo el estado, ya que implican la reunión de muchas personas a corta distancia que comen y beben, lo que impide el uso constante de la máscara de protección facial.

Siete casinos gestionados por tribus estadounidenses en la región del centro y el oeste de Nueva York han reabierto porque operan en tierra soberana y toman sus propias medidas de precaución, como los límites a la capacidad y el distanciamiento físico. Empleados de casinos le solicitan al gobernador Cuomo que utilice las reaperturas de los casinos tribales como casos de estudio.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS