Argentina

Preocupa a empresas y a sindicalistas el sostenido cierre de las salas de juego en la provincia de Buenos Aires

“Viendo cómo evoluciona la economía y la curva de contagios, en julio podría empezar a dársele un tratamiento serio al tema”, aseguró el titular de Aleara.
17-06-2020
Tiempo de lectura 3:09 min
Concretada la vuelta al funcionamiento de las agencias oficiales de lotería en buena parte del territorio bonaerense, en los diversos sectores que conforman la industria del juego se incrementó la ansiedad en pos de un retorno controlado a la actividad.

Además de los reclamos realizados en los últimos días en pos de la reactivación del turf, los planteos del sector en la Argentina también afloran para las salas de bingos y casinos. “La gente está en su casa, cuidándose, pero cobrando el 75% de sus ingresos. Y ahí viene la incertidumbre, porque si con los salarios totales todo trabajador llega a fin de mes arañando, qué pasa con el 75%. Puedo no gastar en viáticos, movilidad y compensar algo. Pero, sin el salario íntegro, esto no va a resistir mucho más”, señaló en diálogo con el sitio Letra P el secretario gremial del Sindicato de Trabajadores de Juegos de Azar (Aleara), Ariel Fassione, quien marcó que, en conjunto con las empresas del sector, presentaron un protocolo de regreso que ya tiene el Instituto de Lotería y Casinos de la provincia de Buenos Aires.

Durante los últimos meses de aislamiento, el gremio firmó un acuerdo de suspensión por el artículo 223 bis, por la cual los trabajadores de los 45 bingos de la provincia y aquellos trabajadores que se desempeñan en los principales casinos perciban el 75% de su salario, incluyendo los promedios de cajas de empleado. En tanto, prácticamente todas las empresas del sector se encuadraron en el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) del Gobierno.

Amén de este aporte, Fassione sostuvo que la extensión de este escenario de inactividad preocupa; y focalizó su inquietud en las dudas sobre la posibilidad de que las empresas vayan a pagar salarios estando tanto tiempo cerradas, porque son empresas que tienen entre 700 y 6.000 salarios.

De esta manera, el dirigente sindical detalló que, mientras comienza la discusión de aguinaldo y la continuidad del ATP, en las empresas ya deslizaron que, de continuar el presente escenario, barajan como alternativa iniciar “procedimientos preventivos de crisis”, que repercutirían en la estabilidad laboral y el salario de los trabajadores.

Respuestas de ese tenor dieron a Letra P fuentes no individualizadas, pero que serían cercanas al directorio de una de las empresas fuertes del sector: “El concurso aparece en el horizonte. Es más problemático el hecho de que la Provincia no está pagando, que la no apertura de salas”. En las empresas no se ilusionan con una reactivación cercana. “Nada indica que se vaya a abrir rápido”, consignan.

En Aleara también admiten la dificultad, teniendo en cuenta que -por ejemplo- buena parte de las salas de bingo en la provincia de Buenos Aires se ubican en el Gran Buenos Aires: “Sacando las salas de Mar del Plata, Chivilcoy, Ramallo, Pergamino y Zárate, el resto es todo conurbano”, describen.

Más allá de esto, Aleara busca impulsar el protocolo propio para pensar en la posibilidad de un retorno controlado en julio: “Si hay 800 máquinas, no permitir más de 400 personas, que nadie esté caminando, todo el mundo con su barbijo, limpieza de máquinas y un turno reducido para que los trabajadores estén lo menos expuestos posible, pero que todos estén trabajando para poner en marcha esto fundamentalmente por los salarios. Con la gente cobrando el 75%, los cuerpos de delegados nos cuentan sobre la desesperación de los trabajadores”, subrayó Fassione y agregó: “Viendo cómo evoluciona la economía y la curva de contagios, en julio podría empezar a dársele un tratamiento serio al tema”.

El dirigente de Aleara ponderó el diálogo “permanente” con las autoridades de Lotería bonaerense. “Este Instituto, a diferencia de la gestión anterior, es pro-trabajadores, escucha todas nuestras problemáticas”, recalcó para admitir que en la entidad a cargo de Omar Galdurralde “están muy abiertos a darle contención al tema, pero se encuentra con que el panorama está cada vez más restringido y complicado”.

En Mar del Plata, el panorama asoma más complejo para buena parte de los trabajadores del Casino Central, que contemplan protestas para la próxima semana al advertir una reducción salarial del orden del 60%, dada la imposibilidad de generar caja de empleados y productividad. A diferencia de otras salas, donde caja de empleados se contempla en el recibo de sueldo, existen casos como el marplatense donde la administran los trabajadores. Sin actividad, no perciben este ítem.

En el casino de la ciudad balnearia, los trabajadores de paño son empleados estatales dependientes de la Provincia. “Pasados más de 70 días de aislamiento y con todas las salas de casino de la provincia cerradas, más de dos mil las familias se han visto afectadas por una disminución en sus ingresos”, señalaron los empleados en un comunicado en el que consideraron que se trata de un “hecho inédito” dentro de la planta de estatales.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS