Los operadores apelan a la suspensión de su plantilla para capear la crisis

ERTE: el nuevo virus que, en tiempos de pandemia, afecta a más de 5.500 trabajadores del sector en España

Más de 5.500 empleados de salas de juego en España verán suspendidas sus labores hasta nuevo aviso gracias a las medidas presentadas en los últimos días por los principales operadores locales.
01-04-2020
Tiempo de lectura 2:19 min
El Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) es una expresión administrativa que desgraciadamente se popularizó en los últimos días, como consecuencia al parate por la emergencia sanitaria. Los ERTE, que permiten a las empresas españolas suspender los contratos laborales durante el tiempo que dure la crisis, ya afectan a miles de trabajadores en todo el país y fueron utilizados por grandes operadores regionales, como Codere y Cirsa, entre otros.

En el marco de la emergencia sanitaria desatada por el COVID-19, muchos casinos debieron cerrar sus puertas en todo el mundo y hasta nuevo aviso. En España, este fenómeno obligó a los operadores a tomar medidas drásticas para garantizar la sustentabilidad de sus empresas, y las ERTE hoy parecen ser el común denominador en el sector de juego.

España es uno de los países más afectados por la pandemia de COVID-19: al momento se han registrado más de 9.000 muertos y más de 100.000 contagios en todo el territorio nacional. Sin duda, una cifra alarmante y que evidencia la gravedad del fenómeno que ha trastocado todos los aspectos de la sociedad.

En este sentido, una enorme cantidad de actividades productivas y comerciales han tenido que detener sus operaciones, como medida para disminuir la línea de contagio: una medida necesaria, pero que sin duda genera estragos en la estabilidad financiera de todos los sectores económicos del país. Y con ese panorama en el horizonte, una de las industrias que mayor daño ha sufrido es la de las salas de juego y de apuestas.

Empresas y suspensiones

Cirsa Gaming Corporation presentó ante las autoridades españolas un expediente de regulación que afecta al 83,5% de sus empleados en España. La empresa se ha visto obligada a adoptar esta decisión como consecuencia del cierre de todos sus casinos, bingos y casas de apuestas Sportium. Además, la compañía liderada por Joaquim Agut se ve perjudicada por el cierre de bares y restaurantes, en los que explota un parque de más de 85.000 máquinas de juego.

Los establecimientos que debió cerrar Cirsa en España emplean a unos 4.425 trabajadores, que son los incluidos en el ERTE y equivalen al 83,5% de la plantilla total de la compañía (unos 5.300 empleados).

Otro caso es el del Grupo Codere, que presentó a la CNMV una serie de expedientes de regulación temporal de empleo para algunas de sus sociedades, que afectarán inicialmente a 1.071 empleados, lo que representa el 69% de la plantilla laboral que mantiene en España. Pero la sangría no termina en esa cifra, ya que Codere estima que, con estas suspensiones y otras que vendrán inmediatamente después, se verán afectados aproximadamente el 85% de sus empleados en España (el 12% del total del grupo a nivel mundial). En el resto de mercados, la empresa está evaluando medidas de emergencia y temporales de carácter similar, según la regulación aplicable en cada uno de ellos.

Un tercer ejemplo es el del Casino de Asturias, operado por la firma Casino Bahía de Gijón (sociedad del grupo Díaz Carbajosa) que informó la aplicación de un ERTE a 40 de sus trabajadores, y sólo cuatro trabajadores de seguridad se mantendrían en funciones.

Así los casos se repiten y, con el ritmo vertiginoso de una situación internacional cambiante y alarmante, el sector vive días oscuros a la espera de ver la luz al final del túnel. Pero el tiempo juega en contra de la situación económica de los trabajadores del sector, que hoy ya no sólo temen a la pandemia, sino también al efecto económico de los ERTE en camino.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS