Edición Latinoamérica
04 de Diciembre de 2020

Nicolás Imschenetzky analizó las dificultades de la industria ante la crisis

“Hay que empezar a mirar en el tiempo hasta dónde somos capaces de soportar”

“Hay que empezar a mirar en el tiempo hasta dónde somos capaces de soportar”
"Hoy esto nos encuentra en un momento donde a nuestras licencias les quedan tres años: ¿A quién le voy a pedir plata diciéndole 'te aviso que mi negocio se acaba en tres años y no te puedo asegurar que siga funcionando'?", se pregunta el ejecutivo.
Chile | 24/03/2020

En una entrevista publicada por el Diario Financiero de Chile, el presidente de Marina del Sol aseguró que más allá de las medidas tomadas hasta el momento, le preocupa el tiempo en el que la situación pueda volver a la normalidad, ya que como empresa “es muy difícil mantener a todo el personal con sueldos vigentes, y poder seguir pagándoles si no están trabajando, porque no estamos teniendo ingresos”.

N

icolás Imschenetzky vive en Santiago de Chile desde hace cuatro años, y junto a un equipo de trabajo que no supera las cinco personas, coordina por teletrabajo todas las actividades del Casino Marina del Sol, junto a otras actividades a las que se dedica el grupo empresario por fuera del juego.

La diversificación de sus negocios lo ha hecho enfrentar diferentes escenarios, más o menos golpeados por la crisis sanitaria que afecta al mundo. Uno de los primeros sectores en caer fue justamente el del entretenimiento. El 16 de marzo, la Superintendencia de Casinos chilena instruyó la clausura de todos los locales a nivel nacional hasta fines de mes, lo que obligó el cierre de Marina del Sol, que tiene unas 2.000 personas contratadas.

"Si bien me parece una decisión muy válida del Gobierno porque es un lugar que, por la dinámica que se genera, es una fuente importante de contagio, para nosotros es muy difícil mantener a todo nuestro personal con sueldos vigentes, y poder seguir pagándoles si no están trabajando, porque no estamos teniendo ingresos", dijo con preocupación en una entrevista reflejada en el Diario Financiero de Chile.

No nos estamos preparando para el 31 de marzo. El problema viene de ahí para adelante, porque yo creo que los casinos van a seguir cerrados, y me imagino que -si los llegan a abrir-, tampoco va a ser mucha la gente que vamos a tener de visita. Entonces, eso te lleva a una problemática no menor, que uno que tiene que empezar a mirar en el tiempo hasta dónde es capaz de soportar. Pero por otro lado, el próximo mes hay que pagar impuestos, seguir pagando los fondos previsionales de todos nuestros trabajadores... es mucha plata que está involucrada, y donde no tenemos claro qué es lo que va a pasar o cuál es la visión del Gobierno en ese sentido”.

“Lo primero que estamos haciendo es tratar de entender qué es lo que nos va a exigir el regulador, porque no podemos llegar y tomar determinaciones por nosotros mismos. Yo tengo una Superintendencia que nos regula, por lo que dependemos en ese sentido del Ministerio de Hacienda. Queremos entender hacia dónde va todo (...) Hoy esto nos pilla en un minuto donde a nuestras licencias les quedan tres años, y ¿yo a quién le voy a pedir plata diciéndole ‘préstame dinero, pero te aviso al tiro que mi negocio se acaba en tres años y no te puedo asegurar que yo siga funcionando’?. Es una coyuntura bien especial, donde estamos analizando todas las variables”, aseguró el ejecutivo.

“En todas las empresas del grupo tenemos comités y subcomités de crisis, de manera de tener un contacto directo y saber de primera fuente todo lo que está ocurriendo. Y hemos hecho cosas que suenan muy complejas, pero a la larga son muy simples. La mejor manera de protegerse del contagio es guardando cierta distancia y tiempo (...) Esta es una pandemia que, si uno sabe atacar y cómo protegerse, no deberías contagiarte”.

Al ser consultado por el rol de las autoridades chilenas y las medidas tomadas hasta el momento, Imschenetzky asegura: “ésta es la típica situación donde nadie nunca está preparado para tener las respuestas inmediatas. Creo que el Gobierno ha ido avanzando en la línea correcta, y lo que yo no sé es si las medidas tienen que extremarse o no en este minuto. Pero, sin lugar a duda, lo que está pensando el Presidente ahora es en la estabilidad del país, para poder tomar acciones más duras en el minuto que sea necesario. Y por ese lado, me deja también más tranquilo. Pero ¿cómo va a terminar esto? No lo sé, la verdad que estoy muy preocupado, esto nos pilla en un momento complejo, donde todas las industrias se ven afectadas”.

Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.