Héctor Rojas Decut, titular del IPLyC de Misiones

“Es un mito que, en tiempos de crisis económica, la gente apuesta más”

“Satisfactoriamente hemos optimizado mucho los recursos, prueba de ello son los balances. Nuestra recaudación aumentó un 26% pero con una utilidad que supera el 50%", aseguró Héctor Rojas Decut.
14-02-2020
Tiempo de lectura 4:31 min
Héctor Rojas Decut aseguró en una reciente entrevista con el medio local MisionesOnline, que en el Instituto Provincial de Loterías y Casinos de Misiones, las utilidades se vuelcan para atender demandas sociales. Tras cumplir dos años de mandato, el presidente del IPLyC logró cumplir el objetivo de “optimizar los recursos” y ahora su desafío es “darle sustentabilidad a los programas sociales y transmitirles valores a los beneficiados”.

Rojas Decut enumeró los logros alcanzados como presidente del Instituto Provincial de Loterías y Casinos (IPLyC): “A mediados de diciembre se cumplieron dos años en el cargo, y estoy agradecido al doctor Herrera que me confirmó, lo que genera también nuevas expectativas y redoblar esfuerzos para poder acompañarlo”.

El funcionario asumió cuando el primer mandatario provincial era Hugo Passalacqua y ahora fue ratificado en el cargo por Herrera Ahuad, a quien elogió por tener “una capacidad de trabajo admirable, y tratamos de seguirlo. No se toma vacaciones, no se detiene ni los fines de semana. Y a buena hora, sobre todo en estos tiempos difíciles donde hay que solucionar la mayor cantidad de problemas y de asistirle al ciudadano. Y la impronta que nos pidió a todos es la inmediatez en la respuesta”.

La primera directiva que recibió fue la de optimizar recursos y ayudar en la asistencia social, para que el IPLyC se aleje del concepto único de ente recaudador y de control de juegos de azar, para transformarse en un amplio abanico de programas sociales que asiste a los más necesitados y que, además, sea inclusivo.

“Satisfactoriamente hemos optimizado mucho los recursos, prueba de ello son los balances. Nuestra recaudación aumentó un 26% pero con una utilidad que supera el 50%. Eso que quiere decir, que yo aumento mi recaudación, pero sigo bajando costos con lo cual la utilidad es superior incluso por encima de la media de la inflación”, explicó.

“Optimizamos los recursos pero el objetivo no es sólo ganar dinero, sino que esa acción de crear valores económicos sea trasladarlo a la acción social. Yo en algún momento escuche como que el juego es un impuesto para la gente que más lo necesita y hoy puedo dar fe de que es así. Todas las utilidades son volcadas a diferentes acciones sociales y por ley las distribuimos al ministerio de Salud Pública, Asuntos Guaraníes, Educación, Desarrollo Social o el Sipted”, explicó Rojas Decut.

Programas sociales

“Tenemos programas sociales que canalizamos a los diferentes sectores de la sociedad, en términos de género y de edad. Para chicos, abuelos, amas de casa, jefes de hogar, las personas con discapacidad o las personas que trabajan la tierra. También participamos del Deporbono articulado con el ministerio de Deportes, aportando el 100% de los premios y lo recaudado va directamente a los clubes, sin intermediarios. Y también mediante el Iplyc se canalizan las becas a 100 deportistas de elite y de proyección”, relató Rojas Decut. Pero la lista sigue y donde hizo especial hincapié fue en la articulación con el Ministerio de Agricultura Familiar, para la implementación de la tarjeta alimentaria.

“Nos encargamos de la liquidación y el procesamiento de los tickets que se utilizan en las ferias francas y próximamente se va a involucrar al Mercado Concentrador. Son más de 32.000 beneficiarios”. Para el presidente del IPLyC, “la inclusión es un tema de Estado y nosotros desde las actividades sociales hasta las prestaciones laborales que tenemos, siempre tenemos presente esa cuestión. Desde nuestra experiencia, puedo decir que a las personas con discapacidad que prestan servicios, les ofrecemos una remuneración digna y le aseguro que esos chicos contagian su alegría y generan un clima de mucha armonía. Ojalá que desde el sector privado también se sumen a incluir a todos en el mercado laboral”. De esa manera, Héctor Rojas Decut explicó el impacto que genera la convocatoria permanente de personas con diferentes discapacidades, para desempeñar tares en el organismo.

Rojas Decut insiste en la necesidad de comunicar todo lo que hacen “porque no alcanza con decir que destinamos dinero para las demandas sociales. La gente tiene que saber cuáles son esas demandas sociales”, y en ese punto regresa su pasión por contar más programas sociales que supervisa con su equipo de trabajo. “En los casos de personas damnificadas por inclemencias del tiempo, que son verificadas por el área de acción civil y se certifica el daño material que pudo haber sufrido la persona en su vivienda, pueden acceder a bienes de reemplazo, limitado al uso doméstico como cama, heladera, televisor, mesa o cocina y con dos opciones de crédito. Son blandos con un plazo de gracia de seis meses y pagaderos en 24 cuotas que tiene un interés en el primer año del 6% y en el segundo año del 10%. Son tasas fijas anuales”.

Apuestas en tiempos de crisis

Rojas Decut consideró que es un “mito eso de que, en tiempos de crisis económica, la gente apuesta más. El ama de casa o jefe de familia, en situaciones críticas va a priorizar comprar la leche o el pan antes que jugar en una agencia o en un casino. Salvando claro está las cuestiones patológica, que por suerte representan un porcentaje muy bajo. En nuestra recaudación denotamos la baja o el alta según la temporada del año y el contexto económico y social. En los casinos pasa lo mismo”.

Sin dudas que la Quiniela, la Poceada y otros juegos de azar son los que permiten el ingreso de dinero a las arcas del organismo y en su gestión, tuvo que afrontar saltos de banca, “que las pudimos resolver sin problemas”, aclara Rojas Decut. En ese sentido, recordó que “el año pasado tuvimos 14 saltos de banca y este año, en enero, ni bien arrancamos, tuvimos dos saltos de banca. Y los números siempre son los mismos. El dinero (32) el 14, el 17. No quiero repetirlos porque si no los van a apostar… Son números muy cargados”, dice entre risas. Pero rápidamente y con mucha seriedad y casi en un tono docente, explica que “el salto de banca es un concepto matemático. Cuando hay que pagar en premios dos veces más de lo que se apuesta, eso implica salto. Apuesto 100 pesos y tengo que pagar 302, eso es salto de banca”.

En ello, el presidente del IPLyC calificó como positivo que los apostadores ganen dinero, “porque los beneficiarios de esos premios después lo vuelcan en la economía. Por eso no me preocupa tanto mientras podamos sostener nuestro gasto operativo. Por eso es importante siempre tener solidez, orden, previsibilidad y reserva para poder atender esas situaciones”. Pero su explicación no se cerró allí, sino que la reforzó: “Nosotros por reglamento podríamos limitarnos a pagar solamente efectivamente sobre lo recaudado, pero no queremos generar algún quiebre de confianza con el apostador. Porque más allá de que no ganemos nosotros, gana la economía de la provincia. Es plata que circula en los comercios”.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS