Edición Latinoamérica
27 de Octubre de 2020

Durante un operativo policial denominado Lucky Clover

Clausuran 42 bingos clandestinos en Brasil

Clausuran 42 bingos clandestinos en Brasil
Durante el operativo incautaron, inspeccionaron y luego destruyeron 2.576 máquinas de juego y decomisaron cuadernos que ayudarán a identificar a más miembros de la organización y en el futuro bloquear los activos de los sospechosos.
Brasil | 24/10/2019

Tras dos años de investigación, el Grupo de Acción Especial para la Supresión del Crimen Organizado (GAECO) y la Policía Militar llevaron a cabo un operativo policial en el que clausuraron cuarenta y dos salas de bingo ilegales y arrestaron a 7 personas en 101 órdenes de registro e incautación en São Paulo, Santo André y Guarulhos.

El último martes, agentes del Grupo de Acción Especial para la Supresión del Crimen Organizado (GAECO) y la Policía Militar lanzaron conjuntamente una operación policial contra las casas de juego ilegales, denominada Lucky Clover. El subprocurador general de Justicia de Políticas Criminales, Mario Sarrubbo, afirmó que la acción se centró en alcanzar los activos, la jerarquía y el liderazgo de la organización criminal que administra las casas de juego que, según informó, se dedican al "lavado de dinero".

Durante el procedimiento, en el que participaron 800 policías militares, más de 200 vehículos, siete perros, 12 fiscales y 33 parlamentarios, los oficiales clausuraron 42 salas de bingo y arrestaron a 7 personas en 101 órdenes de registro e incautación en São Paulo, Santo André y Guarulhos.

"Una forma de dañar el patrimonio era la destrucción de las máquinas tragamonedas, así como los muebles de los 42 lugares donde se cumplieron los mandatos de allanamiento", detalló el funcionario y mencionó que en total, se incautaron, inspeccionaron y luego destruyeron 2.576 máquinas de juego. Durante la operación, también decomisaron cuadernos que ayudarán a identificar a más miembros de la organización y en el futuro bloquear los activos de los sospechosos.

El teniente coronel Émerson Massera mencionó que la oficina del fiscal ayudó a investigar a un comandante de reserva y a un teniente activo que formaban parte de la banda. El oficial retirado estaba a cargo del sector de seguridad del bingo, y el otro dio información privilegiada a sus cómplices, como la ubicación de los vehículos y los datos personales.

En total, se entregaron 101 órdenes de registro e incautación, 14 órdenes de arresto temporales de cinco días y una orden de detención preventiva contra el oficial mayor. También se confiscaron R$ 200.000 (equivalente a US$49.500), 10.000 dólares, drogas, armas, municiones y bombas.

Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.