Edición Latinoamérica
26 de Mayo de 2019

Jocs rechaza las acusaciones

Genting y Partouche denuncian a un asesor del Gobierno de Andorra

Genting y Partouche denuncian a un asesor del Gobierno de Andorra
Imagen del proyecto de Jocs. La empresa explicó que sondeó a Víctor Tàpies para que se integrara al proyecto. Sin embargo, diferencias de carácter económico la hicieron desistir de contratarlo.
España | 13/03/2019

Sostienen que un asesor contratado por el Consell Regulador del Joc Andorrà (CRAJ), Víctor Tàpies, también habría trabajado para la adjudicataria del casino, Jocs. Con este argumento, solicitan la anulación del concurso.

G

enting y Partouche, dos de los grupos que se presentaron al concurso para obtener la licencia del casino de Andorra, presentaron una denuncia penal contra un asesor contratado por el Consell Regulador del Joc Andorrà (CRAJ), Víctor Tàpies, por un presunto tráfico de influencias a favor de la sociedad ganadora, Jocs.

Según informaron a Europa Press fuentes de los dos grupos querellantes, Tàpies trabajó para el CRAJ para redactar legislación relacionada con el casino y ayudó en la elaboración de las bases del concurso internacional. Además, el asesor participó en la valoración de las ofertas presentadas y estuvo vinculado con el CRAJ hasta el anuncio final del ganador. Ahora, Genting y Partouche denuncian que Tàpies también mantuvo, poco tiempo antes, una "relación profesional" con socios de Jocs. Alegan que estos hechos que podrían ser "delictivos" y que tendrían que derivar en la anulación del concurso.

Los querellantes entienden que Tàpies es culpable de corrupción por no haber avisado al Consejo Regulador de su incompatibilidad. Al mismo tiempo, también consideran culpable al organismo porque tenía la obligación de velar por que las personas que intervinieran en la concesión no tuvieran relaciones con los aspirantes que contaminaran el concurso.

Segú, el Diari d'Andorra, Jocs rechazó las acusaciones. Aseguró que el asesor nunca trabajó para ellos. Fuentes de la sociedad explicaron que sondearon a Tàpies por la posibilidad de que se integrara al proyecto. Sin embargo, diferencias de carácter económico la hicieron desistir de contratarlo. La empresa garantiza que ningún asesor, colaborador o miembro del CRAJ trabajó para Jocs y que todo es una nueva difamación.