Edición Latinoamérica
26 de Marzo de 2019

Cejuego y Anesar se manifestaron en contra del decreto del gobierno de Ángel Garrido

Advierten que el cambio normativo podría provocar el cierre de más de 200 locales en Madrid

Advierten que el cambio normativo podría provocar el cierre de más de 200 locales en Madrid
Alejandro Landaluce de Cejuego denunció que el decreto del Gobierno no garantizará la seguridad jurídica de los empresarios cuyos negocios están a menos de 100 metros de centros escolares, y que no pueden ser penalizados porque cumplieron con la ley.
España | 12/03/2019

Los grupos empresarios aclararon que no discuten los objetivos de la norma, pero sí cuestionan su tramitación a través de un procedimiento de urgencia y lo desproporcionado de algunas de las medidas.

E

l Consejo Empresarial del Juego (Cejuego) y la Asociación Española de Empresarios de Salones de Juego y Recreativos (Anesar) criticaron el decreto de regulación del sector que prevé aprobar la Comunidad de Madrid en las próximas semanas. Según informó la agencia EFE, lo tildaron de "oportunista" y "electoralista", y advirtieron que podría provocar el cierre de más de 200 locales.

El sector del juego madrileño calcula que, de salir adelante el decreto de la Comunidad, tal como está planteado ahora, podría suponer el cierre de 140 salones de juego y 80 locales de apuestas, con una pérdida de entre 1.200 y 1.400 empleos directos.

En un desayuno informativo, ambas asociaciones argumentaron que no discuten "en absoluto" los objetivos de la norma, pero sí critican su tramitación mediante un procedimiento de urgencia y lo "desproporcionado" de algunas de sus medidas, que "atentan" contra la "seguridad jurídica" de estos negocios.

El decreto que prepara el Ejecutivo de Ángel Garrido, además de fijar una distancia mínima de 100 metros entre los centros escolares y los salones de juego y casas de apuestas, obligará a estos locales a tener un control de acceso físico.

El director general de Cejuego, Alejandro Landaluce, admitió que para su sector "la única manera de ser sostenibles" pasa por "la protección de los colectivos más vulnerables", y aseguró que en las 22.810 inspecciones acometidas por la Comunidad de Madrid en 2017 sólo se detectó la presencia de 22 menores en salones de juego.

Por ello, no ve necesario que estos negocios cuenten con "un control de seguridad como el de Barajas", y se mostró partidario de instalar sistemas informáticos de identificación para evitar la entrada de menores a los locales.

En el mismo sentido, el secretario general de Anesar, Juan Lacarra, señaló que la contratación de personal de seguridad sería inasumible para alrededor del 25% de las salas de juego y apuestas, concretamente las de menor tamaño, que normalmente sólo tienen un trabajador y, por tanto, se verían obligadas a duplicar sus plantillas.

Respecto a la distancia mínima con los centros escolares, Landaluce se manifestó "de acuerdo" en adoptarla, como ya se hace en 14 comunidades autónomas, pero apuntó que sería conveniente acompañar esta disposición con una distancia mínima entre locales para evitar su "conglomeración".

Además, denunció que el decreto del Gobierno no garantizará la "seguridad jurídica" de los empresarios cuyos negocios están a menos de 100 metros de centros escolares, y que no pueden ser "penalizados" cuando han "cumplido con la ley", por lo que Landaluce exigió "salvaguardar sus condiciones".

Por otro lado, Landaluce ha tachado de errónea la "percepción de que hay mucho más juego", porque el volumen de negocio del juego 'no online' se redujo en un 31 % entre 2007 y 2017; la irrupción de las apuestas deportivas no ha compensado el declive de las máquinas tragaperras, los bingos y los casinos.

Según el directivo de Cejuego, el actual debate social en torno al juego se debe a la intensidad de la publicidad televisiva, materia en la que "falta regulación", y a que "el juego se ha socializado" y cada vez lo practica más gente, si bien apostando cantidades menores que antaño.

Deje un comentario