El regulador validó la cesión de contrato a Casino Status

Argentina: autorizan el traspaso de concesión de Casino Club en Tierra del Fuego

Casino Club cerró la sala de Río Grande (foto) en noviembre, y la concesión fue transferida a Casino Status. "Ahora habrá que ver qué ocurre con el edificio", señaló el regulador de la provincia de Tierra del Fuego.
19-12-2018
Tiempo de lectura 3:11 min
Se transfirieron los derechos sobre la actividad de las mesas de paño, aunque no implica la reapertura de las salas de juego cerradas por Casino Club en Ushuaia y Río Grande. La operación incluye el pago de 750 mil dólares a la compañía y fue autorizada por el Instituto Provincial de Regulación de Apuestas (IPRA), cuyo presidente descartó llamar a licitación. El Tribunal de Cuentas dio su aval a la medida.

El presidente del Instituto Provincial de Apuestas (IPRA), Abel Galeano, autorizó la cesión de contrato acordada entre Casino Club y Casino Status, mediante la cual la primera le cede el derecho a operar los casinos tradicionales que explotaba Casino Club en Ushuaia y Río Grande, hasta que dispuso el cierre de sus salas de juegos en ambas ciudades de la provincia de Tierra del Fuego, y por las que pagaba un canon de 1,4 millones de pesos (cerca de USD 37 mil) al año.

En septiembre pasado, Casino Club solicitó al IPRA que lo autorizara al cierre por tiempo indefinido del casino de Ushuaia a partir del 30 de ese mes, y que le condonara la obligación de pagar el canon de concesión desde el 1 de octubre de este año y hasta el 31 de marzo de 2019, según informa el portal TierradelFuego.info. A esos fines adujo las pérdidas sufridas por la operación de juegos de azar que ascendieron a los 33 millones durante el ejercicio 2016/2017 y a los 38 millones de pesos (un millón de dólares, al cambio actual) para mayo de este año.

Esta solicitud fue denegada bajo el argumento de que ambos planteos constituían un incumplimiento al contrato de concesión de los casinos tradicionales de Ushuaia y Río Grande que se extienden hasta abril y septiembre de 2035, respectivamente, y únicamente se le autorizó a mantener por tres meses inoperativo el casino de la capital provincial.

Con posterioridad, las autoridades de Casino Club y el socio gerente de Casino Status, Nazareno Natale, formalizaron una presentación ante el IPRA en la que informaron de una “cesión de posición contractual” respecto de los derechos de operación y explotación de los casinos de ambas ciudades, por la que Casino Club recibirá 750 mil dólares, y solicitaron que el presidente del Instituto autorizara esa cesión, ya que de no contarse con ese visto bueno el acuerdo no sólo carecería de validez, sino que también representaría el incumplimiento del contrato entre Casino Club y el IPRA y su posterior rescisión.

En las actuaciones intervino el Tribunal de Cuentas, que el pasado 30 de noviembre comunicó al presidente del IPRA que “la cesión de la posición contractual resulta viable, siempre que cuente con la autorización expresa del IPRA”; que el cesionario (Casino Status) “cumple con los recaudos exigidos en el pliego de bases y condiciones que rige la contratación original (la de Casino Club). La validación del IPRA de esa cesión de contrato ya fue otorgada, pero ello no implica la reapertura de las salas de juego cerradas por Casino Club en Ushuaia y Río Grande.

Galeano explicó este martes a Radio Universidad 93.5 que las áreas legales están estudiando cómo avanzar con los cánones de las salas que no se están explotando del Casino Club, a fin de no perder esos ingresos. “Las salas de juego además pagan a Rentas los ingresos brutos, que es un 17% y es una de las alícuotas más altas. Las agencias pagan a Rentas pero es un monto menor, de alrededor del 4,5%”, precisó.

Al margen del cierre de Casino Club, que marca una caída en la recaudación, aseguró: “En lo que es bonos, aguinaldos y sueldos del personal, ya liquidé todo y lo tengo listo para pagar. El 19 o 20 vamos a estar depositando el aguinaldo para todos los empleados, que son 90 en la actualidad”.

Respecto de la compra del Casino Club que autorizó la Legislatura, aclaró que la empresa no debe nada al estado y esto fue verificado antes de enviar el proyecto: “Me parece muy importante que un centro de juego pase a ser un centro cultural, y es algo que va a quedar por siempre. Ahora habrá que ver qué ocurre con el edificio del casino en Río Grande”, observó.

“Las máquinas que tenía el Casino Club no se pueden volver a utilizar y están verificando qué se puede hacer. La firma de Status adquirió los derechos sobre las mesas, porque en las concesiones se permite transferir y eso es lo que se va a realizar. Por el momento no se va a llamar a licitación sino que se va a transferir, porque no hay una política del gobierno de incrementar el juego. Al contrario, lo que tratamos de hacer es disminuirlo”, sostuvo el funcionario.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS