Argentina

Genera polémica el cobro de entrada a los bingos de la provincia de Buenos Aires

La política de “ingreso pago”, que aún no está vigente, obligará a los clientes a abonar $ 20 para ingresar a la sala, y se usará una tarjeta magnética para tal efecto. Los empresarios del sector consideraron que “con eso y los impuestos, nos
14-08-2017
Tiempo de lectura 1:56 min
La política de “ingreso pago”, que aún no está vigente, obligará a los clientes a abonar $ 20 para ingresar a la sala, y se usará una tarjeta magnética para tal efecto. Los empresarios del sector consideraron que “con eso y los impuestos, nos ahogan”.

De acuerdo a lo señalado por el Diario Clarín, el ingreso a las salas de bingo en la provincia de Buenos Aires ya no es gratuito, pero el cobro de una entrada abrió la polémica con las empresas operadoras las salas, lo que demora la puesta en marcha de la medida.

Según explicaron desde el Instituto de Loterías provincial, la norma que fue aprobada por la Legislatura a fines del año pasado, deberá aplicarse mediante el cobro de un ingreso de $20 pagados con una tarjeta magnética, que el apostador deberá además usar en sus apuestas en las slots.

Deade el Instituto aseguran que se buscó “una lógica que permita, además de obtener una recaudación adicional, controlar la ludopatía”, señala Clarín. “El plástico permitirá conocer el comportamiento de los jugadores e impedir que puedan apoyar las tarjetas quienes se autoexcluyan”.

Alrededor de 2.350 personas solicitaron voluntariamente o por tratamiento, la prohibición de ingreso a las salas provinciales, según el programa contra la ludopatía del Instituto. En la Provincia existen 46 centros de juego, donde operan unas 21.000 tragamonedas. Se estima que un millón de personas pasa por los bingos mensualmente, y el 96,7% se vuelca por realizar sus apuestas en las tragamonedas.

La ley establece el pago de $ 20 para “el ingreso y la permanencia en la sala”. El 50% de la recaudación se destinará a la Provincia, y el otro 50% al municipio donde esté ubicado el bingo. Con esos fondos se deberían promover campañas contra el juego compulsivo. Pero los empresarios tienen otra mirada, ya que consideran que, con el cobro de entradas, “podría crecer hasta un 30% el juego clandestino”.

Desde las operadoras denuncian que hay un intento por hacer un “negocio de $ 170 millones para la instrumentación del sistema y la colocación de lectores en todas las máquinas habilitadas”. En la misma norma se aprobó un aumento en el impuesto a los Ingresos Brutos que paga el sector, del 8% al 15%, y la AFIP elevó del 35% al 41% el canon por Ganancias. Y para completar el complejo panorama de estas salas, desde la Nación también se creó el llamado “impuesto al juego”, de 0,95% por cada apuesta efectuada.

Fuentes del sector de bingos citadas por Clarín creen que buscan “ahogar y destruir” la industria del juego. “Hay miles de familias que viven del entretenimiento. Y son –en algunas ciudades- parte de los atractivos para el turismo”, sostienen. En tanto, el Gobierno avanza para cobrar las entradas, y en Loterías creen que estas medidas podrían aplicarse a partir de noviembre en dos salas, como prueba piloto, lo que permitiría “evaluar el funcionamiento y realizar los ajustes”.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS