Edición Latinoamérica
05 de Diciembre de 2020

Entrevista exclusiva a Evert Montero Cárdenas, presidente de Fecoljuegos

“No fue un año fácil para el sector de los juegos de azar en Colombia”

“No fue un año fácil para el sector de los juegos de azar en Colombia”
Tras lograr que se incluya en la reforma tributaria la deducción especial del impuesto sobre las ventas y la obligación de los bancos de abrir y mantener cuentas a los operadores de juegos autorizados por Coljuegos, Montero manifestó su preocupación f
Colombia | 02/02/2017

Tras lograr que se incluya en la reforma tributaria la deducción especial del impuesto sobre las ventas y la obligación de los bancos de abrir y mantener cuentas a los operadores de juegos autorizados por Coljuegos, Montero manifestó su preocupación frente al crecimiento del juego ilegal. “No es medio billón lo que se pierde por el juego ilegal, es más de doble”, sentenció.

E

xpectante frente al año que acaba de comenzar, el presidente de Fecoljuegos, Evert Montero Cárdenas, hizo especial hincapié en el crecimiento del juego ilegal y aunque destacó las acciones de Coljuegos para hacer frente a esta problemática, afirmó que son “insuficientes”. También analizó la resolución que permite operar máquinas en ruta o tiendas de barrio y habló sobre el objetivo que se trazó para este año: lograr que todas las entidades financieras reconozcan a la industria de juegos de azar como una actividad legítima.

¿Qué balance hacen del año que pasó?
No fue un año fácil para el sector de los juegos de suerte y azar, ya que hubo grandes cambios y la necesidad de realizar grandes ajustes en lo que respecta a la operación. Me refiero específicamente a la interconexión en línea en tiempo real, este año se completó el 100% de la conexión. Esto ha significado una exigencia para el operador, no sólo en lo financiero sino en lo técnico, debido a que no todas las METs cumplían con las especificaciones para ser conectadas al sistema, lo cual generó dificultades que aún hoy, en algunos casos, no se han podido solucionar.

Por otro lado, está el tema de la ilegalidad. Vemos con buenos ojos las acciones que está realizando Coljuegos, reconocemos su compromiso frente a esta amenaza, pero también consideramos que son insuficientes porque la ilegalidad continúa creciendo.

En el caso de los juegos localizados, observamos que siguen apareciendo salas que no cuentan con contrato de explotación y también el exceso de regulación ha empujado a algunos empresarios a irse a la informalidad para poder seguir subsistiendo, práctica que por supuesto nosotros reprochamos.

Además, están los juegos por internet, los cuales operan en nuestro territorio sin pagar los derechos de explotación y demás impuestos en detrimento del erario, y las apuestas deportivas ilegales que las vemos surgir en cualquier establecimiento o tienda donde se sienta cualquier persona con un computador y capta apuestas por partidos nacionales e internacionales sin ningún control y sin pagarle un peso al Estado ni generar empleo. El Estado no ha logrado vencer a la ilegalidad, y este delito no permite que los operadores formales tengan el crecimiento esperado.

El año 2016 cerró con la aprobación de una Reforma Tributaria cuyos efectos ya empezamos a ver, este año enfrentamos un aumento importante de la carga impositiva que amenaza la viabilidad financiera de las empresas concesionarias.

Los operadores no sólo deben asumir los aumentos tradicionales en salarios, precios de bienes y servicios, UVTs (Unidad de Valor Tributario) y el pago de nuevos gastos operativos como el fee de interconexión, sino también el aumento en 3 puntos porcentuales de IVA aprobados en la Reforma Tributaria lo cual presiona la rentabilidad a la baja.

En Colombia, los operadores de juegos de suerte y azar no tienen manera de cobrar el IVA al apostador, por lo tanto están obligados a asumirlo de su propia operación. En cálculos que hemos realizado, todos estos aumentos representan aproximadamente un 30% más en los tributos y gastos que el operador tendrá que desembolsar en 2017.

Finalmente, dentro de lo positivo, está la llegada del nuevo presidente a Coljuegos, el Dr. Juan B. Pérez, que ha abierto espacios de diálogo y generado una comunicación más fluida. Estamos trabajando conjuntamente en muchos temas y hemos logrado avanzar en algunos que son relevantes para el sector.

“Coljuegos no tiene la infraestructura ni la capacidad para enfrentar solo la batalla contra el juego ilegal”.

Legisladores han salido a atacar a Coljuegos manifestando que el Estado pierde 500.000 millones al año por la “ilegalidades”, la “tardanza en la solicitud de operadores” y por las “reglas desacertadas” ¿Cuál es su postura al respecto?
Es una situación sumamente grave, y creemos que no es medio billón de pesos sino mucho más del doble. Medio billón podríamos hablar sólo en localizados y únicamente en derechos de explotación. Mientras no haya una política y una coordinación entre organismos estatales como Fiscalía, Policía, Gobernaciones, Alcaldías y Coljuegos, no se podrá vencer la ilegalidad, por más esfuerzos que haga el ente regulador.

Se necesita un compromiso total de todo el aparato estatal involucrado, puesto que detrás de la ilegalidad en los juegos se encuentran grandes organizaciones delictivas. Coljuegos no tiene la infraestructura ni la capacidad para enfrentar esta batalla solo. Los operadores representados por Fecoljuegos siempre han estado dispuestos a colaborar y acompañar al Estado en la lucha contra la ilegalidad.

Desde el sector empresario se escucha que el 2017 es un año de oportunidades para la industria en Colombia ¿Uds. coinciden?
Será de oportunidades en la medida en que el gobierno nos permita participar de ellas. Primero, dándonos las garantías para explotar el monopolio de la manera como debe hacerse. Esto quiere decir que realmente haya una lucha decidida y a fondo contra la ilegalidad. Segundo, que se revise la regulación en cuanto al cobro de los derechos de explotación, porque las interpretaciones de la norma nos han afectado, ya que procuran obtener incrementos sin tener en cuenta la viabilidad y sostenibilidad de la operación.

Por supuesto, hay oportunidades con los juegos por internet. Esperamos que el sector de localizados esté vinculado a la explotación de esta modalidad, estamos trabajando para eso. Nos preocupa que todas las grandes plataformas y operadores que han estado realizando la actividad de manera ilegal puedan entrar con las mismas condiciones que todos los demás, y que no sean sancionadas.

También nos inquieta que la negación de servicios financieros obstaculice la puesta en marcha de estos juegos, cada vez que los pagos se realicen a través de canales bancarios.

El 2017 será de oportunidades en Colombia en la medida en que el gobierno nos permita participar de ellas”.

Entre los cambios que se plantean para el sector este año está resolución que permite operar máquinas en ruta o tiendas de barrio ¿Qué significa está competencia para Fecoljuegos?
Consideramos que siempre y cuando se ejerza un seguimiento y supervisión sobre la actividad puede ser una buena fuente de recursos para la salud. Los operadores de localizados tienen dudas respecto a esta modalidad porque podría generar una mayor ilegalidad. Al día de hoy el Estado no ha podido controlar las operaciones de localizados, mucho menos le será posible hacerlo con máquinas dispersas a lo largo y ancho del país en tiendas, bares, restaurantes, etc. Es un gran reto para el Estado.

Por otro lado, las condiciones de esta modalidad son muy diferentes a las de los casinos, los costos de las máquinas y de su operación son muy bajos, esto genera en cierta medida una competencia que podría afectar nuestra operación.

Finalmente, durante años nos hemos esforzado por profesionalizar la actividad y hemos invertido para hacerla socialmente responsable, por lo tanto esperamos que en la explotación de las máquinas en ruta haya mecanismos que impidan que los menores de edad tengan acceso a los juegos de azar. Estaremos muy atentos al desarrollo de esta modalidad.

El año pasado Fecoljuegos logró que se incluya dos iniciativas en la reforma tributaria, sancionada recientemente por el presidente. La primera es la deducción especial del impuesto sobre las ventas y la segunda la obligación de los bancos de abrir y mantener cuentas a los operadores de juegos de suerte y azar autorizados por Coljuegos ¿Cómo repercutieron estas iniciativas en el sector?
El impuesto al que se refiere la iniciativa es el IVA sobre bienes de capital. En todas las industrias, el IVA pagado en la compra de bienes de capital puede ser descontado, en la única actividad en que esto no se podía hacer era la nuestra. Logramos que se reconozca que las máquinas electrónicas tragamonedas son bienes de capital para los empresarios, la herramienta de trabajo con la que generan sus ingresos, y que por lo tanto el IVA pagado por ellas pueda descontarse. Este es un logro muy importante puesto que les trae alivio financiero a los operadores.

Respecto a la negación de servicios financieros, logramos que las entidades financieras del Estado estén obligadas a abrir cuentas a los concesionarios, porque no se entiende que estemos explotando un monopolio estatal y el mismo Estado no de acceso a sus servicios.

Uno de nuestros objetivos de este año es lograr que todas las entidades financieras reconozcan que la nuestra es una actividad legítima, que estamos regulados y que generamos recursos para los colombianos, de esta manera nos permitirán acceder a sus servicios y cesarán de negarlos sin criterios objetivos y razonables, como estableció la Superfinanciera en la Circular Básica Jurídica 029 de 2014.

“Con la inminencia de la visita del FMI para evaluar el sistema ALA/CFT, los bancos –tal vez por desconocimiento- consideran a nuestro sector como de alto riesgo y han querido proteger su calificación por parte del organismo internacional”.

¿Qué argumentaciones recibían los clientes a la hora de solicitar una cuenta bancaria?
El año pasado muchos operadores enfrentaron la negación o suspensión de servicios financieros, y no solo eso, también algunas entidades decidieron retirar los cajeros automáticos de las salas de juego.

Algunos de los argumentos dados por las entidades eran muy vagos, como el decir que no eran cliente objetivo, o que el banco no estaba interesado en abrir cuentas para empresas de juegos de suerte y azar. En la mayoría de los casos, no había argumentos, simplemente se negaba el servicio. El asunto ha llegado incluso a negarle créditos de vivienda a empleados de nuestro sector y a rechazar pagos de impuestos simplemente porque provienen de un operador de juegos de azar.

Con la inminencia de la visita del FMI para evaluar el sistema ALA/CFT, los bancos –tal vez por desconocimiento- consideran a nuestro sector como de alto riesgo y han querido proteger su calificación por parte del organismo internacional. Esto ha perjudicado no solo la operación, sino las transferencias a la salud.

Las entidades financieras no han entendido que este es un monopolio del Estado, es decir que en cierta manera están discriminando al Estado con esta medida, y que nuestro sector cumple con toda la normatividad referente a control de lavado de activos, SIPLAFT y todos los mecanismos establecidos por la ley.

Nosotros estamos comprometidos con que la evaluación del FMI sea exitosa porque no solo evalúan al sector sino a todo el país.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook