El proyecto será tratado hoy en la Cámara de Diputados

El Gobierno argentino acepta sumar un impuesto al juego

El Gobierno argentino decidió proponer un fuerte gravamen a las slots y las apuestas con el objetivo de recaudar unos $ 6.000 millones (USD 378,5 millones aprox.) para mejorar la reforma del impuesto a las Ganancias que envío al Congreso Nacional.
01-12-2016
Tiempo de lectura 2:07 min
El Gobierno argentino decidió proponer un fuerte gravamen a las slots y las apuestas con el objetivo de recaudar unos $ 6.000 millones (USD 378,5 millones aprox.) para mejorar la reforma del impuesto a las Ganancias que envío al Congreso Nacional.

Según trascendió, la iniciativa contempla que este nuevo impuesto se aplique a las máquinas tragamonedas, uno de los puntos propuestos por la oposición encabezada por Sergio Massa, según informa hoy el diario Clarín.

Las modificaciones se terminaron de gestar en una reunión en la Casa Rosada en la que participaron los diputados de Cambiemos, Luciano Laspina (presidente de la Comisión de Presupuesto) y el radical Luis Pastori. Una alta fuente del bloque oficialista confió anoche a Clarín: “Con estos cambios tenemos 100 votos. Vamos a trabajar el fin de semana para que nuestro proyecto de Ganancias obtenga la mayoría”. Necesitan garantizar al menos 129.

Los cambios son cinco. En el caso puntual del impuesto a los juegos de azar, habría consenso oficial de darle un “sablazo” al juego. Se buscan una recaudación significativa, de $ 6.000 millones. Se gravaría no solamente el capital, es decir las máquinas tragamonedas, unas 80.000 operativas en el país según un relevamiento que hizo la AFIP este año, sino las propias apuestas. El objetivo recaudatorio es más ambicioso que el cálculo que había hecho el massismo.

Otros cuatro cambios al proyecto oficial figuran en la propuesta que será sometida hoy al debate de la Comisión de Presupuesto, donde se prevé la firma del dictamen, para que se vote el próximo martes en Diputados. Se trata de la suba del 100% a los topes de facturación de los monotributistas, más la posibilidad de deducir el alquiler, el cónyuge y los viáticos. De esta manera, el Gobierno incorporó a su iniciativa pedidos de legisladores de Cambiemos y busca acercar posiciones con sectores opositores.

Con los cambios, el Gobierno se afirmó en su propio proyecto, sin buscar un acuerdo con la oposición. Hoy se reunirá la comisión, en la que habría al menos cinco dictámenes: de Cambiemos (sumaría la mayor cantidad de adhesiones); del Frente Renovador; del FpV; del socialismo; y de la izquierda, el más radical, que postula la abolición de Ganancias en los salarios de convenio. El Bloque Justicialista de Oscar Romero y Diego Bossio, podría ir también con dictamen propio. Habrá que ver si hay realineamientos luego de la flexibilización introducida por la Casa Rosada. De lado massista reconocían ayer que no hubo negociación alguna.

Si el Gobierno no logra hacer votar su proyecto, confía que en el Senado los gobernadores peronistas pongan un límite. Eso movió a Massa a una reunión con el jefe de la bancada del FpV en esa cámara, Miguel Pichetto. “Nuestro proyecto grava la renta financiera, el juego, las mineras, no toca la caja de los gobernadores”, confiaron cerca de Massa.

El bloque de diputados del Frente para la Victoria presentará su dictamen en base a 24 proyectos de esa bancada. Quiere cambiar el nombre por “impuesto a los altos ingresos”. El ex ministro Axel Kicillof sostuvo que el 10% de mayores ingresos debe estar alcanzado. Se pronunció en favor de gravar la renta financiera, cobrar retenciones y reponer Bienes Personales.

Temas relacionados:
Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS