Edición Latinoamérica
31 de Octubre de 2020

Según un estudio elaborado por la Fundación Codere

“El juego compulsivo es un fenómeno que avanza de manera significativa en el ámbito online”

“El juego compulsivo es un fenómeno que avanza de manera significativa en el ámbito online”
Los datos surgen de la séptima séptima edición del informe sobre Percepción social sobre el juego de azar en España 2016. El estudio señala que la mayor cantidad de jugadores online se ubican en Madrid.
España | 13/05/2016

Los datos surgen de la séptima séptima edición del informe sobre Percepción social sobre el juego de azar en España 2016. El estudio señala que la mayor cantidad de jugadores online se ubican en Madrid.

E

l estudio elaborado en conjunto con la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), a través de su Instituto de Política y Gobernanza (IPOLGOB), refleja que los hábitos en el juego de los españoles están cambiando, y que la hegemonía de las apuestas deportivas en el juego online se hace cada vez más clara.

Madrid es la región en la que se concentra el mayor número de jugadores online, con un 20,1%, seguida de Andalucía (16,7%), Comunidad Valenciana (13,6%), Cataluña (13,3%) y Galicia (5,5%).

 

En 2015, el 70,5% de los jugadores online recordaba haber hecho apuestas sobre algún evento deportivo en los últimos dos meses, lo que supone un incremento de casi 13%, frente al 57,6% de 2014.

En medio de la recuperación del consumo de juego en España que comenzó en la segunda mitad de 2014, aunque aún sin llegar a los niveles pre-crisis, se observa además cómo las apuestas deportivas mantienen su tendencia ascendente también en el modo presencial, con un aumento del 3,8% frente al 1,1% que se registraba en 2012.

El informe, que desde 2009 sirve para analizar el consumo del juego por parte de los españoles, muestra cómo en términos generales se registra aumentos en la Lotería Nacional y los casinos, sobre todo por su proximidad a las grandes ciudades, especialmente en Madrid.

Aunque el trabajo asegura que “en España no hay base para una preocupación social sobre el Juego Problemático”, resalta que se observa que se ha transformado en “un fenómeno que avanza de manera significativa en el ámbito online”.

 

De acuerdo a los números que arroja el informe, a la Lotería Nacional jugaron alguna vez en 2015 tres de cada cuatro residentes en España de entre 18 y 75 años (75,1%), lo que supone un incremento de casi 2,5 puntos con respecto al dato de 2013, “una recuperación que llega gracias, sobre todo, al aumento de ventas del sorteo de El Niño tras el impacto de la implantación del gravamen del 20% a los premios superiores a 2.500 euros”.

En el caso del bingo, se registró una ligera suba en el número de personas que probaron suerte en 2015, al llegar a los 2,8 millones de jugadores (8,2%), frente a los 2,6 millones de 2014 (7,6%).

Asimismo, hubo un descenso del número de compradores de loterías primitivas, Quiniela, cupones y loterías instantáneas de la ONCE, así como de las máquinas tragamonedas, que bajó de la barrera del millón de individuos en 2015.

El estudio presta especial atención al ámbito online, donde destaca que concentra a jugadores de clase media y alta. Madrid es la región en la que se concentra el mayor número de jugadores online, con un 20,1%, seguida de Andalucía (16,7%), Comunidad Valenciana (13,6%), Cataluña (13,3%) y Galicia (5,5%).

Aunque el trabajo asegura que “en España no hay base para una preocupación social sobre el Juego Problemático”, resalta que se observa que se ha transformado en “un fenómeno que avanza de manera significativa en el ámbito online”, mientras que el juego presencial registra un leve descenso tendencial en los últimos 25 años.

“El perfil de los afectados por este problema es principalmente el de jóvenes menores de 25 años, aunque podría ampliarse a los 35 años de edad, sobre todo hombres, con un status socioeconómico medio y alto”, explica el informe de la Fundación Codere y UC3M.

Esta conclusión se extrae de la prolongada duración de las sesiones de juego o de las jornadas de más de 300 días al año, en las que se conectan unos 50.000 jugadores.

“En el ámbito presencial, las relaciones sociales operan como un freno del exceso en el juego, en cambio esto no sucede en el online porque la soledad del jugador hace que su actividad escape al control que ejercen las relaciones sociales”, advierten.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook