Edición Latinoamérica
16 de Septiembre de 2019

Por parte del Gobierno de Ricardo Martinelli

Aseguran que se otorgaron permisos a salas de juego de manera ilegal en Panamá

Aseguran que se otorgaron permisos a salas de juego de manera ilegal en Panamá
Sin tomar en cuenta los lugares donde se ubicarían las salas de juego con máquinas tipo “C” -cercanas a iglesias, escuelas y áreas residenciales-, la administración del Gobierno del expresidente Ricardo Martinelli otorgó varios permisos de operac
Panamá | 22/09/2015

Sin tomar en cuenta los lugares donde se ubicarían las salas de juego con máquinas tipo “C” -cercanas a iglesias, escuelas y áreas residenciales-, la administración del Gobierno del expresidente Ricardo Martinelli otorgó varios permisos de operación.

E

sto fue corroborado por el director de la Junta de Control de Juegos (JCJ), Eric Ríos, al confirmar el cierre 15 salas de juego tipo “C” por incumplir el artículo 66 de la Ley 2 del 10 de febrero de 1998.

Ese artículo estipula que los locales donde se instalen salas de juego “no podrán estar ubicados en las cercanías de centros de educación, iglesias, centros de salud y hospitales. La distancia a existir entre uno y otro nunca deberá ser menor a 100 metros”. En el país existen 3.637 máquinas de apuestas tipo “C”, de este total más del 60% opera en barrios populares.

Según la JCJ, estas máquinas tipo “C” pagaron en el 2014 un total de 11,6 millones de dólares. Ríos, quien no recordó con exactitud los lugares donde se han dado los cierres de casinos, indicó que en Penonomé, Antón, Vista Hermosa y en Pueblo Nuevo se registraron las más recientes clausuras.

El funcionario se refirió al proyecto de Ley 71, que busca modificar la Ley 2, asegurando que el tema de la distancia de los casinos y las áreas antes mencionadas debe ser analizado a profundidad. “Consideramos que la regulación existente de 100 metros es bastante prudente”, acotó.

Estos cierres parecieran no ser suficientes, pues el sociólogo Marcos Gandásegui considera que la proliferación de las salas de juego provocarán que el panameño común se convierta en ludópata. Señala que existe 90% de probabilidades de que esto ocurra, por ello solicita el cierre definitivo de estas salas.

La ludopatía es reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la incontrolable necesidad de jugar de forma persistente y progresiva. Afecta la salud del jugador, genera problemas familiares, financieros y legales.

Según Antonio Alfaro, presidente de la Asociación de Administradores de Juegos de Azar (ASAJA) de Panamá, el gremio lleva a cabo el programa de autoexclusión voluntaria con el cual el ludópata que se acerca al gremio acepta ser vetado de los casinos asociados.

A estos se les toma una fotografía que es distribuida en los casinos agremiados a ASAJA, de esta manera se les restringe la entrada a los jugadores del programa.

 

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook