Edición Latinoamérica
26 de Octubre de 2020

Por John Pappas (*)

El poker online en Estados Unidos: la construcción de una historia exitosa

Dividido por el actual partidismo y el típico estancamiento de un año electoral, el Congreso de los Estados Unidos puede ser definido actualmente por su inacción más que por su acción. Con tan pocos temas para ocuparse en Capitol Hill, las elecciones intermedias de 2014 significan la próxima oportunidad importante para romper con el estancamiento político y abrir la puerta a reformas de avanzada que cumplan con las crecientes necesidades de los estadounidenses.

C

omo tal, las perspectivas de una legislación federal para autorizar y regular el poker online en el futuro cercano son pocas, y en su lugar, atraen la atención los estados donde el progreso es más promisorio.

Como Nueva Jersey y Nevada aprobaron la legislación a fines del año pasado para autorizar y regular el juego online, muchos estados están ahora considerando de qué manera dicha medida podría beneficiar a sus residentes. 

Este año, Pensilvania encargó un estudio para analizar los beneficios de la legislación de juego online y el senado de dicho estado llevó a cabo una audiencia para evaluar públicamente los pro y los contras de dicha actividad. California también está haciendo progresos para encontrar consenso entre los muchos tenedores de apuestas en el estado. 

Muchos más estados, incluyendo a Colorado, Illinois, Iowa, Massachusetts y Hawái, han mostrado signos de interés en la regulación del juego online, ya sea presentando una ley o planeando la cuestión para el debate. En relación al año anterior, ésta es una tendencia positiva, pero se necesita hacer mucho más para asegurar que todos los jugadores a nivel nacional tengan acceso a un entorno justo para jugar al poker.

Durante años, la Poker Players Alliance (PPA) ha estado luchando para conseguir una legislación que autorice y regule el poker online en los Estados Unidos. Esas medidas no solamente asegurarían que los jugadores tengan acceso a un entorno justo para jugar al juego que aman, sino también la certeza de que su propio gobierno tiene la autoridad para buscar y acusar a cualquier operador online fraudulento. Como sucede en la mayoría de los estados en la actualidad, el gobierno no tiene recursos para prevenir o iniciar acciones contra el juego online fraudulento.

La misma importancia tiene la protección al consumidor que tal legislación puede ofrecer. Otra vez en la mayoría de los estados de los Estados Unidos, no se pide que los operadores online monitoreen el juego en menores de edad o que controlen el tema de la adicción al juego, porque simplemente no hay normas obligatorias para la industria. Bajo la regulación, solamente se permite que los operadores aprobados por el estado ofrezcan poker online, y recibir una licencia depende de las acciones obligatorias que tome la empresa, como por ejemplo, implementar tecnologías para prevenir el juego en menores de edad y mitigar el comportamiento de los jugadores compulsivos.

Por supuesto que el progreso a menudo es criticado. Los oponentes al juego online advierten que dichas tecnologías son solamente programas piloto y, por lo tanto, no podemos estar seguros de que se protegerá a los consumidores. Esto sencillamente no es verdad. Debemos mirar a Europa para ver que estas herramientas innovadoras son altamente efectivas y sofisticadas. De hecho, por más de una década, Europa ha utilizado estas tecnologías para regular exitosamente el juego online y proteger a los consumidores. 

Irónicamente, desde la aprobación del juego online en Delaware, Nevada y Nueva Jersey, muy poco se ha dicho acerca del éxito de las medidas de protección al consumidor. En cambio, muchos de los principales medios de comunicación se han enfocado en los niveles de ganancia que el juego online brinda al estado. Naturalmente, los gobiernos regionales y los reporteros que cubren estos temas quieren enfocarse en el tema del dinero; sin embargo, la historia no contada del poker por Internet en los Estados Unidos es el enorme éxito que tuvo a nivel regulatorio. 

Pocos podrían haber predicho qué tan rápido Nueva Jersey podía adoptar Internet y qué tan fuerte, confiable y responsable iba a ser el software de protección al consumidor. No hay dudas de que ha habido desafíos y que hay trabajo pendiente con el objetivo de mejorar la experiencia del jugador, pero desde el punto de vista regulatorio, ha sido un gran éxito. También Nevada ha tenido el enorme trabajo de regular el juego online por más de un año y no reportó ningún incidente de juego con menores de edad. Dudo que suceda lo mismo con los casinos tradicionales en el estado.

Como suele suceder, cuando un argumento falla, los oponentes buscan otro. Esto es especialmente cierto en el caso de uno de los mayores oponentes al juego online: el multimillonario magnate de casinos Sheldon Adelson.

Adelson ha contribuido con una gran cantidad de dinero, tiempo y esfuerzo para impedir la aprobación de una ley federal y estatal para autorizar y regular el poker online. Incluso ha ido más lejos, para facilitar la introducción de una legislación federal que podría revertir una interpretación del Departamento de Justicia que permite a los estados tomar sus propias decisiones con respecto a la ley. 

Si bien dice que sus esfuerzos están motivados por preocupaciones sociales, su propio casino ofrece juego online y móvil. Hasta hace poco, el sitio web del Venetian, perteneciente a Adelson, presumía lo siguiente: “¿Hay algo que no pueda hacer desde su smartphone o tablet hoy en día? El juego de casino móvil está disponible para usted en esta propiedad durante su estadía, y usted incluso puede apostar desde su habitación”. De acuerdo a su lógica, el juego móvil es seguro solamente en una habitación desde la cual él pueda cobrarle. 

Cualesquiera que sean sus motivos, el argumento de Adelson se debilita por el hecho de que la prohibición no protegerá a los ciudadanos estadounidenses. Las regulaciones de juego online en otros países, y aquellas propuestas aquí en los Estados Unidos, son significativamente más restrictivas que las regulaciones en los casinos tradicionales que han contribuido a su considerable riqueza.

Como se está impulsando la regulación del poker online, está claro que los estados están cada vez más interesados en considerar la adopción de su propia legislación para autorizar y regular el poker online. Cualquier esfuerzo por instituir una prohibición del juego online a nivel nacional solamente servirá para pisotear los derechos de los estados y negar a los consumidores la protección que solamente pueden lograrse a través de una regulación estatal o federal responsable.

En la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales, un grupo que representa a los legisladores estatales y su equipo, escribió una carta al congreso a principios de este año. En la carta, la Conferencia asegura que “los estados han probado que ellos son reguladores efectivos de la industria del juego y  los defensores de esta legislación no pudieron defender la postura de que habíamos sido negligentes en nuestras responsabilidades hacia la industria y los consumidores. Este intento de promulgar una prohibición al por mayor del juego online con la Restauración del Wire Act es solamente una solución en busca de un problema”.

Actualmente, tres estados están regulando en forma segura y efectiva el poker por Internet y muchos más están aprendiendo de estos éxitos y considerando los importantes beneficios que una legislación similar podría ofrecer a sus residentes. La comunidad del poker está dispuesta a trabajar con todos ellos a favor de la protección al consumidor y de la creación de condiciones equitativas para los estadounidenses que disfrutan de este histórico pasatiempo. Cualquier intento equivocado de querer volver atrás en la regulación del poker online será en vano.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook