Edición Latinoamérica
19 de Septiembre de 2019

En cuatro años

El dinero destinado por los madrileños a las apuestas creció más del 800 por ciento

(España).- Mientras el negocio presencial cae en casinos, bingos y salas recreativas, las apuestas off y online pasaron de 20,6 millones en 2008 a 191 millones en 2012. La media de edad de los jugadores baja debido a la popularización de las apuestas entre los jóvenes de 18 a 25 años. Las asociaciones que tratan o previenen la ludopatía reciben cada vez más llamadas de jugadores novatos y padres preocupados por sus hijos.

E

l negocio de los juegos de azar ya no es un espacio exclusivo reservado a bingos y casinos. En los últimos cinco años, las apuestas han irrumpido con fuerza y ya suponen más del seis por ciento del dinero que los madrileños se juegan en las salas especializadas. 

En 2008, los habitantes de la región invirtieron 3.477 millones de euros en tragamonedas, cartas, ruletas y carreras de galgos o de caballos de acuerdo a los datos oficiales recogidos por la Dirección General de Tributos y Ordenación y Gestión del Juego. Las apuestas suponían solo 20,6 millones, el 0,5 por ciento del total.

En 2012 la cantidad de euros en liza descendió hasta los 3.080 millones debido, fundamentalmente, a la crisis económica. Las máquinas recreativas perdieron un 8,1 por ciento y los casinos cayeron un 16 por ciento. Los bingos, el sector menos modernizado, registraron una caída del 44,2 por ciento. 

Las apuestas en cambio, dispararon su volumen hasta los 191 millones de euros, un incremento del 827 por ciento. Su peso relativo sobre el total pasó a ser del 6,2 por ciento. Aunque la Dirección General no ha publicado aún los datos del ejercicio 2013, la Consejería de Economía de la Comunidad de Madrid confirma que las tendencias se mantuvieron. 

En el caso de los bingos, el volumen gastado superó los 376 millones. El despegue de las apuestas se puede comprobar a pie de calle. El recuento realizado en 2013 por el ejecutivo autonómico dio como resultado que en la Comunidad de Madrid existen cuatro casinos (aunque los espacios de Gran Vía y Colón pertenecen a los casinos de Aranjuez y Torrelodones, respectivamente), 13 salones recreativos, 47 salas de bingo, 252 salones de juego y 304 locales de apuestas. El número de máquinas instaladas es de 25.961. 

En Madrid solo hay cuatro operadores de apuestas autorizados que están vinculados, casi exclusivamente, a los retos deportivos. Sportium lidera el número de puntos con 157. Codere, con 114, es líder del mercado al aglutinar más del 50 por ciento de los ingresos. El resto se lo reparten Betplus y Bwin. Solo en la zona de Avenida de América pueden encontrarse ocho zonas de apuestas en un radio inferior a un kilómetro de distancia.

El éxito de este formato se basa, según los expertos, en la legalización del juego a través de la red y la "normalización" de las casas de apuestas. "Hasta 2008 no había legislación al respecto, mientras que la regulación para Internet se aprobó en 2011. Las apuestas deportivas están vinculadas al ocio, al entretenimiento y a la diversión. En nuestras salas puedes tomarte algo con los amigos como en un bar mientras ves a tu equipo en una pantalla de 63 pulgadas con alta definición y apuestas para aumentar la emoción", detalla Pablo Baquera, director de Marketing para España de Codere. 

"Para ir a las carreras o al casino te vistes un poco mejor, te desplazas y, una vez dentro, te tienes que aguantar las ganas de fumar. El juego online lo practicas desde tu casa. Si bajas a una sala de apuestas, que están a pie de calle y funcionan muy bien, puedes entrar y salir cuando quieras", añade Carlos Rodulfo, asesor de juego del Hipódromo de La Zarzuela.

El crecimiento de las apuestas, que se ha visto acompañado de una fiebre por el poker a través de Internet, ha provocado dos cambios el sector. Uno es que la media de edad del público ha bajado. "Cada vez hay más jóvenes. El perfil mayoritario del apostador en Madrid ahora es el de un hombre de entre 18 y 45 años", confirman desde Codere. 

En paralelo, el número de adolescentes que llegan hasta las asociaciones que previenen o tratan la ludopatía ha aumentado. "Internet facilita mucho el juego. En los últimos años han llegado muchos chavales de entre 18 y 25 años y cada vez más padres llaman para ver cómo pueden ayudar a sus hijos a controlarse", coinciden desde Jugadores Anónimos y la Asociación de Familiares de Jugadores Compulsivos.

La segunda consecuencia es que los locales tradicionales se han visto obligados a modernizarse. En mayo de 2011, el Casino Gran Madrid (Torrelodones) se convirtió en el primer centro de juego online de España. 

El Bingo Canoe, uno de los más conocidos de la capital, introdujo en septiembre de ese año el poker a fin de atraer a nuevos clientes. El Hipódromo de La Zarzuela, con 44 jornadas de competición al año y 3.000 visitantes de media, ha mantenido conversaciones con distintos operadores para comercializar sus apuestas de caballos en Internet, pero las negociaciones no han fructificado aún. 

El negocio es tan lucrativo que las administraciones públicas no dudan en facilitarlo. La Comunidad de Madrid prevé ingresar unos 204,5 millones de euros en 2014 por los distintos impuestos del juego. El Ministerio de Hacienda ha elaborado un borrador legislativo para regular las tragamonedas online y las apuestas cruzadas entre jugadores. Sólo con la primera Ley del Juego el Estado recaudó 100 millones. 

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook