Edición Latinoamérica
24 de Noviembre de 2020

El dictamen de la Contraloría se refiere a las ordenanzas de Concepción y Melipilla

Chile: definen las facultades de los municipios en el negocio de las tragamonedas

(Chile).- La Contraloría General de la República de Chile emitió, el 30 de enero, un dictamen que define claramente el rol de los municipios en cuanto al negocio de las tragamonedas. El organismo refutó los argumentos esgrimidos por las alcaldías de Concepción y Melipilla para no otorgar permisos para el funcionamiento de las máquinas de juego en sus comunas respectivas.

Resulta improcedente que las municipalidades, por intermedio de ordenanza local, establezcan clausuras, revocaciones o caducidad de patentes ante ciertas conductas, no previstas legalmente, pues carecen de facultades para ello”, señaló Contraloría. 

En el caso puntual de Concepción, asegura que la ordenanza en cuestión no se ajusta a derecho, ya que no es requisito que una máquina de destreza o habilidad no pueda otorgar premios en dinero, se planteó. Además no se hace exigible que deban presentar un informe técnico para acreditar su carácter de máquina de destreza. 

“Las entidades edilicias deben tener en cuenta el mentado catálogo de juegos (de la Superintendencia de Casinos) al pronunciarse sobre la autorización de funcionamiento de máquinas de destreza”, destaca el dictamen. Agrega que si el aparato no está incluido en él, debe entenderse como máquina de habilidad y no de azar. 

En la misma línea, la municipalidad estableció locaciones donde pueden operar, precisando que deben ser lugares acondicionados para el ruido. “(Esto) establece una limitación adicional a las que prescriben las leyes y los reglamentos para establecer una actividad económica”, destacé la resolución. Puntualiza, además, que sí pueden ubicarse en viviendas sociales -a diferencia de lo dicho por la municipalidad-, siempre y cuando se ajusten a las condiciones que establece la Ley General de Urbanismo. A su vez, tampoco está prohibido que estén en lugares donde se comercializa alcohol. 

Por último, Concepción estableció límite de máquinas, puntualizando que si el propietario miente respecto a este número podrá clausurársele el establecimiento. “Ello no se ajusta a derecho, toda vez que no se advierte el sustento legal que habilite a la autoridad municipal a establecer y aplicar penas como las de la especie”, señaló Contraloría. 

Para Melipilla, el diagnóstico fue similar. La alcaldía no solo estableció lugares donde podían funcionar, número de máquinas e informes técnicos, sino que también incorporó rango de horarios en los que podían operar. “Las referidas disposiciones constituyen limitaciones adicionales a las que fija la ley para ejercer la actividad económica de explotación de máquinas de juego o habilidad”, explica. 

Dado este escenario, Contraloría le dio a ambas municipalidades 60 días para adecuar sus ordenanzas a lo señalado por el organismo, debiendo informar una vez realizado los ajustes. A su vez, ordenó oficiar a la Asociación Chilena de Municipalidades, a las Contralorías regionales, entre otras instancias.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook