Edición Latinoamérica
18 de Julio de 2019

El tratamiento se basa en los 12 pasos que se siguen en otras adicciones

La ludopatía crece al ritmo de las salas de juegos en Panamá

(Panamá).- Una o dos personas al mes ingresan al programa prehospitalario del Instituto Nacional de Salud Mental (INSM) de Panamá para recibir tratamiento contra la ludopatía. Antonio Alfaro, Presidente de la Asociación de Administradores de Juegos de Azar de Panamá (ASAJA), informó que tienen un convenio con el INSM para que quienes estén registrados en el programa de "autoexclusión voluntaria" tengan acceso de manera gratuita a un tratamiento.

P

ara Carlos Saavedra Quiel, subdirector del INSM, hoy día esta conducta no sólo hay que enfocarla a los casinos, sino también a los juegos de vecindad, como los bingos diarios, los juegos de baraja romi 500, blackjack y el dominó, ya que esta actividad se da por dinero y, aunque parezca algo inofensivo ver a las vecinas jugando, esto es un gasto que obviamente afecta el presupuesto.

“Hay que tomar en cuenta que la juventud tiene más acceso a la Internet y a los casinos online, en los que se apuesta con tarjetas de crédito y poco a poco esto lleva a la ruina a cualquier persona”, aseguró.

Saavedra señaló que en el Centro de Estudio y Tratamiento de las Adicciones (CETA) se ofrece un tratamiento basado en los 12 pasos y 12 tradiciones para alcohólicos y narcóticos anónimos, adecuado a los pacientes de ludopatía. Además, se les brinda intervenciones de psicoterapia cognitiva conductual, que ayuda a las personas con el trastorno en la modificación de la conducta para que internalicen el proceso que está llevando y haga los cambios de conducta y logren reponerse.

Antonio Alfaro, Presidente de ASAJA, informó que tienen un convenio con el INSM para que aquellos que se registren en el programa de "autoexclusión voluntaria", que dirigen de manera exclusiva en el país y que lastimosamente funciona sólo en los casinos miembros, tengan acceso de manera gratuita a tratamiento profesional para ayudarlos con su adicción.

A lo interno de cada establecimiento llevan un registro de los autoexcluidos a los que no se les permite jugar en las tragamonedas ni en las mesas. En caso de que alguno sea detectado violando el acuerdo, es reportado a la asociación, además se envía una alerta a todos los casinos. “Ni los casinos ni las salas de juego hacen a los jugadores ludópatas... Sí es necesario que las autoridades se preocupen por hacer leyes que obliguen, a los que voluntariamente no lo hacen, a respetar el deseo de los autoexcluidos”, sostiene Alfaro.

Cirsa, cadena que opera en el país, promueve el juego responsable y mantiene una campaña preventiva para que el cliente tome en consideración puntos como el presupuesto al momento de visitar sus locales, el jugar acompañado y, lo más importante, que vea el juego como un entretenimiento y no como una forma de generar ingresos.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook