Fuertes declaraciones de los organizadores en relación al resultado de la feria mexicana

ELA 2012: escenario de una compleja batalla política entre operadores de juego

18-05-2012
Tiempo de lectura 3:02 min
(México, exclusivo Yogonet.com).- La exposición que ayer cerró sus puertas en México DF ofreció un sorpresivo escenario. El protagonismo que debió tener la oferta de productos y servicios se vio opacado por un complejo marco político de disputa entre las dos asociaciones que engloban al sector, lo que derivó en un boicot de los grandes operadores a lo que debió haber sido la gran fiesta de la industria.

En una charla que tuvo lugar sobre el cierre del show mexicano, los organizadores de la feria comentaron a Yogonet.com su disgusto ante la situación generada, y señalaron los pasos que esperan tomar a futuro, explicando parte del conflicto que afectó la realización de ELA 2012.

Al ser consultados sobre el balance del show, los organizadores fueron contundentes. Carlos García Muñoz aseguró que “hablar de balances de una feria que sufrió un boicot es, al menos, complicado. A nivel del número de expositores que tuvimos estamos contentos, a nivel de oferta de productos estamos aún más contentos, a nivel de la apuesta en el armado de stands por parte de las empresas estamos sumamente conformes, pero debemos decir que entre los expositores, hay empresas que se mostraron muy satisfechas mientras los más grandes expositores se sintieron molestos y defraudados con el resultado, debido a la situación suscitada”.

Pedro Galindo Guerra agregó que “el área expositiva se vio reducida en un 12%, en relación al año anterior, en parte por la crisis que vivió México y, en parte, a que muchos stands perimetrales pequeños fueron contratados por stands más grandes, lo que desvirtúa un poco las cifras. Los expositores más pequeños están muy contentos, mientras que algunos de los más grandes están muy enfadados por el boicot, ya que si bien han hecho negocios no fueron los que esperaban, mientras otros, como Merkur, aseguraron que tuvieron su mejor feria en Latinoamérica, por lo que tenemos opiniones encontradas”.

“Evidentemente, lo que no se puede tolerar es el boicoteo de una asociación un día antes de un evento, sin un anuncio previo. Perjudicaron a una feria y al ciclo de conferencias que se realizaba en su marco sin mediar razones. La respuesta que han dado es injustificable, por lo que tendremos una reunión con los responsables de la Asociación de Permisionarios de Juegos y Sorteos (APJSAC), responsables de esta medida, para definir la situación del año que viene: si hay un compromiso de respetar la feria se realizará, sino nosotros seremos los primeros que diremos que no se hace la feria en el 2013”.

“En relación a los visitantes, estimamos que el flujo debe haber bajado en un 10% en relación al año pasado, lo que marca que han venido muchos operadores de casinos independientes, que son ajenos a estas guerras políticas entre asociaciones. Evidentemente los empleados de las empresas que no han boicoteado la feria también han estado presentes, mientras que los operadores que prohibieron a sus ejecutivos hacerse presentes lograron imponer esa iniciativa, lo que explica la merma en el público”, agregó Galindo.

“Al igual que en las cuatro ediciones anteriores, en esta ocasión las puertas han estado abiertas a todo el sector de juego. Aquí no se le ha preguntado a nadie de donde viene ni se ha impedido la visita de nadie. Apostamos a que todo el mundo pueda ver lo que ofrece el sector, por lo que consideramos que la principal víctima de estas medidas no es la feria en sí misma sino los expositores, que sintieron que algunos operadores despreciaron su invitación a este espacio. La feria es en definitiva su fiesta, el lugar en el que se visten con sus mejores galas para mostrarle a sus clientes los nuevos productos, y sin embargo sus propios clientes han rechazado esa invitación, sin siquiera decirles el porqué de esta medida. Creo que este mismo comentario por parte de diferentes expositores explica a las claras lo que ha sucedido”, consideró García Muñoz.

De esta forma, ELA 2012 cierra sus puertas con un sabor amargo, que no tuvo relación al enorme aporte que hicieron los expositores al ofrecer un marco de negocios muy vistoso y cuidado, pero que no logró convocar a algunos de los más grandes operadores, inmersos en una batalla entre asociaciones que no ofrece mejoras al sector, sino fracturas que debilitan el potencial de un pujante mercado como es el mexicano. Habrá que aguardar novedades respecto a las negociaciones que se llevarán adelante entre las diferentes partes, de cara a volver a tener una gran fiesta del sector en México DF el año entrante.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS