Tras el ataque a la sala de juegos en Monterrey

México: el propietario del Casino Royale aseguró que teme por su vida

05-09-2011
Tiempo de lectura 1:32 min
(México).- El empresario Raúl Rocha Cantú, propietario del Casino Royale, quien se encuentra fuera del país por motivos de seguridad personal, dijo temer por su vida. A pesar de ello, señaló que “si se le garantiza que no corre peligro su vida, está dispuesto a declarar en la causa por el atentado a su casino”.

El empresario ofreció su primera declaración desde el ataque perpetrado contra el Casino Royale, en una carta enviada a Grupo Reforma. En la misma sostiene que jamás ha participado en actividades ilícitas, que su negocio estaba legalmente en regla y que operaba certificado por Protección Civil.

Señala que las razones que lo llevaron a salir del país “antes de que se emitiera cualquier orden de presentación y realizando (...) los trámites ante Migración son fáciles de entender: el temor fundado de que atentaran en contra de mi vida". No obstante, el dueño de la casa de apuestas no establece las causas del "temor fundado" de ser atacado ni por quién.

Tampoco aclara en qué ciudad o país se encuentra. "Como la realidad ha demostrado, nada ni nadie puede ofrecer una protección suficiente ante las acciones de sujetos como éstos", expone en el documento y asegura su disposición a presentarse ante las autoridades y dar información cuando ya no tema por su vida.

"Estoy dispuesto a rendir mi declaración cuando las autoridades me garanticen que mi vida no corre peligro", expresa. "Estoy dispuesto a aportar toda la información que se requiera y a comparecer cuando se disipen los temores que ahora tengo sobre mi persona”, abunda. "Yo también soy una víctima de estos hechos criminales", expresa.

Cabe precisar que aunque el propietario del Royale sostiene que cumplía con los lineamientos de Protección Civil, su versión contrasta con las de testigos y la del Cuerpo de Bomberos de Nuevo León, quienes determinaron que el inmueble no contaba con suficientes medidas de seguridad, pues una salida de emergencia era falsa y carecía de detectores de humo y rociadores de agua. Además, los empleados no estaban capacitados para contingencias.

Rocha, quien no formula ninguna hipótesis del móvil del crimen, asegura tener más de 20 años de actividad productiva y haber actuado responsablemente con las familias de los empleados fallecidos y contar con una póliza de seguro con cobertura total de responsabilidad civil.

Temas relacionados:
Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS