Edición Latinoamérica
18 de Julio de 2019

Los sorteos diarios se desarrollan con normalidad

La Lotería Nacional dominicana espera la designación de su nuevo administrador

(República Dominicana).- Las actividades administrativas en la Lotería Nacional están semiparalizadas en espera de que el presidente Leonel Fernández designe al nuevo administrador en lugar de Enrique Martínez, designado en el Consejo Estatal del Azúcar (CEA).

P

or instrucciones del presidente Fernández, Martínez permanece en el puesto, pero no  firma ningún documento oficial ni toma decisión alguna que comprometa a la institución. No obstante, todos los días se producen los sorteos de quinielas que tiene a su cargo la Lotería.

Los sorteos no están afectados porque son dirigidos por la sub administradora de la Lotería, Maritza Martínez, y un consejo integrado por representantes del Ministerio de Hacienda, el Colegio de Abogados, el Colegio de Notarios Públicos y un representante de la federación de bancas de loterías, entre otras instituciones.

Martínez, quien ayer tomó posesión de su puesto en el CEA, afirmó que los pagos de los premios se realizan con normalidad, porque el dinero producto de las ventas de quinielas y billetes va a una cuenta especial destinada a ese renglón.

Sobre el retraso en el pago de los salarios a los empleados y funcionarios, correspondiente a este mes, Martínez expresó que es posible que se produzca en el transcurso de la presente semana.

Manifestó que el presidente Fernández dispuso la erogación de RD$ 53.200.000 (U$S 1.400.000) para pagar los salarios de agosto y un remanente que quedó pendiente del pago de julio. “Solamente estamos esperando que se agoten los trámites burocráticos correspondientes”, expresó el funcionario.

La institución oficial tiene pendiente el pago de las pensiones y las jubilaciones correspondientes a los meses de julio y agosto, y también hacer los pagos correspondientes a las instituciones de Seguridad Social.

Los problemas de Martínez en la Lotería se iniciaron a raíz de la ejecución de la Ley 139-11, que traspasa a la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) los recursos generados por los gravámenes que pagan al Estado las bancas de apuestas. La situación provocó la paralización de los programas sociales que implementa la entidad.

La implementación de la Ley 139-11 dejó a la Lotería sin el 90% de los recursos económicos que recibía y provocó un déficit operacional en esa institución superior a los RD$ 40.000.000 (U$S 1.052.631,58).

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook