Edición Latinoamérica
23 de Octubre de 2020

El dinero recaudado por los tributos sería destinado a la salud

El proyecto de ley que legaliza los bingos en Brasil vuelve a ser planteado en Diputados

(Brasil).- Líderes de partidos aliados al gobierno en la Cámara de Diputados volvieron a movilizarse por la aprobación del proyecto de ley que legaliza los bingos, videobingos y videoloterías en Brasil. Los parlamentarios defienden una modificación en la propuesta para garantizar que la mayor parte de los tributos recaudados con los juegos sea destinada a la salud y también para financiar el aumento real del salario mínimo.

L

a medida sustituirá la creación de un nuevo impuesto, en los moldes de la extinta Contribución Provisoria sobre el Movimiento Financiero (CPMF).

Luego de nueve meses olvidado, el tema entró en la pauta de la reunión de líderes de la Cámara la semana pasada. “La idea fue muy bien aceptada porque es más interesante que una nueva CPMF. Se colocará en votación, sin tener dudas de qué pasa”, dijo el diputado Fernando Giacobo (PR), que participó del encuentro.

Su colega, el diputado Sandro Mabel (PR), reforzó la sugerencia en una reunión del consejo político del gobierno. Ya el líder del PDT y presidente de la Fuerza Sindical, Paulo Pereira da Silva, afirmó que los recursos ayudarían incluso a garantizar el aumento del salario mínimo. Las declaraciones de los dos se basaron en el sistema interno de sonido del palacio de gobierno.

La última etapa de tramitación del proyecto se realizó en septiembre de 2009, cuando el texto fue aprobado por 40 votos la 7ma Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara. Los votos en contra fueron liderados por los petistas Antonio Carlos Biscaia y José Eduardo Cardozo (integrante del gobierno de transición) y por sectores de la bancada evangélica. Los oficialistas se posicionaron con peso a favor de la propuesta.

Listo para ser votado en plenario, el proyecto ya prevé la creación de un fondo para la salud, cultura, deporte y seguridad pública. Los recursos vendrán del pago de royalties. Según estimaciones de la Fuerza Sindical, “madrina” de la legalización de los juegos, serían recaudados más de R$ 6,5 billones (U$S 3.774.680.000) en tributos por año. La entidad también prevé la creación de hasta 250 mil empleos.

El redactor de la materia, Régis de Oliveira (PSC-SP), dijo que no ve problemas en una posible alteración. “El proyecto es bueno, pero puede ser modificado. Todo lo que sea negociado y llegue a un consenso es posible de realizar”, explicó.

De Oliveira niega que la legalización vaya a estimular el vicio en el juego y el lavado de dinero. Entre otras reglas, el proyecto prevé una serie de restricciones a las nuevas casas de bingo, por ejemplo, la creación de establecimientos a una distancia inferior a 500 metros de escuelas e iglesias.

La legalización de los bingos pasó por una serie de idas y venidas durante el gobierno de Lula. Al asumir la presidencia, en 2003, elaboró un decreto para la formación de un grupo de trabajo interministerial para formular una propuesta definitiva sobre el tema. Todo cambió cuando Waldomiro Diniz, que era asesor del entonces jefe de la Casa Civil, José Dirceu, apareció en una grabación en la cual supuestamente extorsionaba al empresario del sector Carlos Augusto Ramos, conocido como Carlinhos Cachoeira.

Después del episodio, Lula editó una medida provisoria que prohibía la explotación de cualquier juego de azar. El presidente llegó a comparar la práctica a la prostitución infantil. Las últimas casas de bingo fueron cerradas en 2006. A partir de 2007, luego de la reelección de Lula para la presidencia, el tema volvió a tramitarse sin resistencias por parte de la base oficialista en la Cámara.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook