Edición Latinoamérica
26 de Noviembre de 2020

Muchos de ellos eran clientes de Monticello, el cual sufrió daños por el terremoto

Chile: El casino Enjoy de Viña del Mar recupera clientes

(Chile).- El cierre temporal de la sala de juegos de San Francisco de Mostazal, por los daños sufridos en el terremoto, provocó que jugadores de Santiago hayan comenzado a trasladarse a las máquinas y mesas de la Ciudad Jardín.

L

os daños provocados por el terremoto obligaron a cerrar temporalmente el recinto líder de la nueva industria de juegos, que acapara el 35% de los ingresos (U$S 77 millones en facturación) y que en 2009 sumó 964.944 visitas y $ 44.355 (U$S ) como gasto promedio de cada jugador.

 

La mayor parte de esos clientes son capitalinos, que ahora están volviendo al casino Enjoy de Viña del Mar, a 140 kilómetros de distancia de Santiago. Ahora, esa sala de juegos vive una recuperación, pues había sido uno de los principales afectados con la instalación de un recinto más cercano a la capital. Según el gerente general del casino de Viña del Mar, Juan Eduardo García, la apertura de Monticello trajo una baja cercana al 20% en las ganancias.

 

Ahora los funcionarios de Enjoy aseguran que han notado "caras nuevas", pero también algunos rostros de antaño, que solían visitar la casa de juegos de la Ciudad Jardín.

 

García confirma que las visitas han aumentado después del terremoto. "Mantenemos clientes que igual venían al casino a Viña, pero se dividían. Como estaba el Monticello más cerca, preferían ir más seguido allá. Lo que pasó ahora con el cierre de Monticello es que estos clientes, viendo que somos la alternativa más rápida dentro de su oferta, están prefiriendo hoy en día venir a Viña del Mar", sostiene.

 

El gerente general del casino de Viña del Mar García lo grafica con un ejemplo: asegura que la cantidad de clientes aumentó en un 85% durante marzo en comparación a octubre de 2008, fecha en que comenzó a operar Monticello y Viña del Mar empezó a tener una sostenida baja de clientes. Eso sí, dice que han revertido la situación gracias a una fuerte campaña.

 

En la sala de juegos viñamarina cuentan a pocas horas del sismo, llegaron personas a preguntar si abrirían esa misma noche. Al día siguiente, el recinto reabrió sus operaciones a las 18.00 y se formó una fila para ingresar. En la recepción del casino dicen que ese mismo día hubo gente que llamó para consultar si los servicios estaban restablecidos. "Y como en muchas casas no había luz ni agua, se venían para acá, a tomarse un té, a conversar", afirman.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook