Edición Latinoamérica
20 de Octubre de 2020

La Fuerza Sindical hará movilizaciones a favor de la legalización

El proyecto de ley que libera los bingos divide a los diputados brasileños

(Brasil).- Aprobado por una gran mayoría en todas las comisiones técnicas, el proyecto que legaliza los bingos y tragamonedas en Brasil va a agitar los debates del Congreso en las próximas semanas.

C

on argumentos fuertes en contra y a favor, los dos lados están armando un escenario de guerra política en torno de la votación en plenario. La mayor aliada de la causa, la Fuerza Sindical, promete traer caravanas de todos los Estados y reeditar la manifestación de 2004, que reunió en Brasilia a 30 mil personas en protesta contra la Medida Provisoria que cerró los bingos.

 

La entidad no revela cuánto gastará en la movilización, pero asegura que no medirá esfuerzos para aprobar el proyecto. “apoyamos la causa porque es extremandamente importante para la economía y la generación de empleos en el país”, explicó el diputado Paulo Pereira da Silva PDT-RJ), presidente de la central y líder del movimiento por la liberación del juego. Su estimación es que la liberación de los juegos creará  más de 300 mil empleos y disparará R$ 6 bilhões (U$S 3.316.914.606) por año en impuestos y royalties para áreas sociales.

 

La trinchera opuesta, por su parte, tiene dos divisiones blindades, una dirigida por el PSDB, con gran parte de los 70 votos contra la liberación, y otra comandada por los evangélicos, que suma 41 votos. “Veo la liberación con desconfianza, porque todos los antecedentes del bingo apuntan a la criminalidad, corrupción y lavado de dinero”, dijo el líder del PSDB, José Aníbal (SP). “La corrupción y las drogas andan de la mano con el juego que se quiere introducir en el país”, agregó el diputado Antônio Carlos Biscaia (PT-RJ), otro de los adversarios.

 

Los católicos están divididos, para alivio de los adeptos al juego, que a su vez han conseguido adhesiones en todos los partidos, de los más conservadores hasta los de izquierda. Uno de los más entusiasmados es el petista José Genoino (SP), que no ahorra argumentos para arrancar adhesiones en la bancada, enriquecida de evangélicos. “la espada de la fe no resuelve esa cuestión, porque la atracción de ganar es de naturaleza humana y jugar es un crimen”, dijo.

 

En bastidores, la bancada del juego articula para que el proyecto sea votado en la segunda quincena de octubre. Un grupo de 28 diputados, asociados por Arnaldo Farias de Sá (PTB-SP), firmó el proyecto original de legalización, pero se estima que la bancada del juego tenga al menos el triple de los que se exponen públicamente.

 

Los bingueros consiguieron invadir hasta el grupo evangélico. Para neutralizar el lobby de la fe, incluyeron un artículo que estipula en 500 metros la distáncia mínima que los bingos deben mantener de templos y escuelas. En metrópolis como San Pablo, la medida simplemente va a inviabilizar la existencia de bingos en diversos barrios.

 

El principal argumento de los contrarios a la legalización es que los juegos de azar son terrenos fértiles para el lavado de dinero y el crimen organizado. El responsable de la base técnica del proyecto, el diputado João Dado (PDT-SP), un ex agente del fisco paulista, dijo que la acusación es improcedente. “Nos ceñimos de todos los cuidados para blindar el juego contra el crimen”, afirmó. Además, explicó que cada sala estará conectada a las computadoras de la Reserva y será exigida una ficha limpia de los empresarios en la Justicia Civil y Criminal. “También deberán tener suficiencia financiera, lo que elimina a los corruptos”, dijo.

 

El texto que será votado en el plenario de la Cámara determina que el ganador de cada premio sea identificado por el CPF. “La Reserva tendrá el control absoluto sobre cada real que entre y salga de una sala de bingo”, garantizó el diputado, para quien el proyecto legaliza con una mano y castiga con otra a quien no respetara la ley. “Lo que hoy es contravención pasa a ser crimen, con pena de hasta cinco años de reclusión, multa y clausura”.

 

Además de movilizar la base para ir a Brasilia a presionar al Congreso, cabrá al diputado Paulinho da Força (PDT-SP) articuar las alianzas con los partidos y obtener votos para asegurar la victoria en plenario. El primer paso es detectar los focos de resistencia en cada bancada. Luego, da Força realizará una reunión con los líderes para intensificar encuentros por separado con cada una de las bancadas.

 

Como ningún partido cerró la cuestión, da Força pretende hacer también un trabajo de convencimiento individual. En tanto, la bancada del juego mandará a imprimir panfletos y hará una gran distribución de estudios con argumentos técnicos. La poderosa Asociación Brasileña de Bingos dará apoyo logístico y financiero a las acciones.

 

La entidad considera la aprobación de el proyecto estratégica porque, además del efecto inmediato de reabrir miles de salas en todos los Estados, abre espacio para la liberación de otros juegos en el futuro, como casinos. Un estudio encomendado por la entidad, apunta al mercado de juego con un potencial de mover  U$S 5.362.345.280 anuales, más del triple de lo que la Caixa mueve con todas sus loterías.

 

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook