Edición Latinoamérica
10 de Agosto de 2020

Representantes de las salas se quejan del incremento en los impuestos

Baja la afluencia de público en los casinos de Ecuador

(Ecuador).- Mientras el Gobierno anuncia su serio interés por fortalecer las actividades turísticas del Ecuador, los representantes de las salas de juego aseguran que el Servicio de Rentas Internas (SRI) ejecuta una "mala jugada" para los casinos del país, también inmersos en el sector.

T

odo debido a que desde el pasado 27 de mayo, mediante Registro Oficial 599, decidió incrementar los valores mínimos para el pago de impuesto a los consumos especiales (ICE) en los servicios de casino y juegos de azar. Lo cual en la práctica representa cerca de un 300% adicional.

Si antes como tributo mensual, un casino de lujo cancelaba $597 (U$S 826) por mesa de juego, hoy debe pagar $1789 (U$S 2.554); mientras que el de cada máquina tragamonedas pasó de $66 (U$S 95) a $201 (U$S 287).

Algo parecido ocurrió con los impuestos para los casinos considerados como de primera, las mesas de juego pasaron de $ 330 (U$S 471) a $ 992 (U$S 1416); y el de tragamonedas de $28 (U$S 40) a $84 (U$S 120).

El pago es mínimo mensual, y lo más alarmante para los dueños y administradores de las salas de juego, es que es individual, es decir, "se paga por mesa y máquina. Por lo que el negocio se lleva el SRI" aunque esta no produzca, dio la voz de alarma José Carrión, presidente de la Cámara de Turismo del Guayas.

El llamado de atención de Carrión nace justo cuando el Gobierno anunció la devolución del IVA para los operadores turísticos, que deberá aprobar la Asamblea Constituyente.

"Es un poco contradictorio, pues las salas de juego también son parte de la atracción turística", precisó.

Wilsón Palacios, presidente de la Asociación de Casinos y Bingos de Ecuador, confirma el hecho y dice que a parte del pago al ICE, se adjunta el Impuesto al Valor Agregado (IVA) que es del 12%. Y adicionalmente deben cancelar la licencia y también cubrir con los gastos operativos que genera el negocio que usualmente arranca a las 10:00 en los hoteles y se extiende hasta la madrugada.

"El impacto es bastante alto, hemos manifestado nuestra insatisfacción con la medida, pero hasta ahora no hemos obtenido respuesta positiva", dijo, a tiempo que indicó que el último acercamiento lo realizó el martes último, al pedir audiencia, mediante un escrito con el director del SRI, Carlos M. Carrasco. "Estaremos pendiente de su respuesta", recalcó.

Sin embargo, no es con el único representante del Gobierno que buscan tratar la problemática, ya lo hicieron con la ministra de Turismo, Verónica Sión, pero no han encontrado solución.

"Nos dijo que iba abordar el tema. Ella lo sabe", anadió Carrión, para luego confirmar que algunos operadores ya han anunciado con abandonar el negocio de los casinos.

Lo más preocupante para Palacios y Carrión, es que la colocación de nuevos tributos nace cuando la afluencia del público a las salas de juego, por efecto crisis mundial, ha disminuido en un 35%.

En los actuales momentos, cuenta Palacios, tener 10 o 12 jugadores como promedio diario en un casino de los hoteles cinco estrellas representa "un verdadero lujo". Y este tipo de visitas no son constantes e incluso muchas veces pasan vacías.

En cuanto a si los tributos pueden recuperarse, trasladándolos al jugador, Palacios asegura que no se podría, puesto que allí el negocio se vendría a la quiebra. (NMCH)

No sólo las mesas de juego y máquinas de tragamonedas son impactadas con el incremento del ICE, el juego tradicional del bingo también y con ello el SRI entra en el juego, según los operadores.

Si antes del 100% de los ingresos de la partida, un 80% era entregado en premios para los juegos en línea, bingo o acumulado y el 20% era para el operador que es repartido en pago del 12% al IVA y 35% al ICE.

Ahora el SRI busca quedarse con el 35% del total de los ingresos que genere una partida de bingo, comentó Carrión por lo cual mayor participante del negocio será el ente gubernamental.

Mientras que el operador del 65% restante deberá entregar el 80% en premios, pagar el IVA y los costos de operación. (NMCH)

El malestar de los operadores de casinos y juegos de azar, aumenta debido a que sólo los considerados de lujo y de primera deben pagar los tributos.

"Pero ¿qué ocurrirá con aquellas salas de juego ilegales donde existe un indeterminado número de máquinas tragamonedas?", se cuestionan los representantes del sector.

Según cálculos de la Cámara de Turismo del Guayas, dentro de la informalidad existirían cerca de 100 negocios, con más de 6.000 máquinas tragamonedas.

A esto, representantes del Servicio de Rentas Internas (SRI) aseguran que continuarán con las inspecciones "para impedir que se rompa la Ley y existan este tipo lugares ilegales".

En la parte formal, el país contaría con 30 casinos de primera y cerca de seis salas de juego. Cada negocio cuenta con 8 a 14 mesas de juego.

 

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook