Edición Latinoamérica
26 de Septiembre de 2021

Según datos de la unidad de Ludopatía del hospital Ramón y Cajal

La crisis económica duplica el número de adictos al juego en Madrid, España

(España).- Ángela Ibáñez, psiquiatra de la unidad de Ludopatía del hospital Ramón y Cajal, único de la región con un servicio especializado en tratar los trastornos con el juego, comentó que desde enero, el número de ludópatas en la región se ha duplicado: "Antes recibíamos dos nuevos pacientes adictos al juego cada semana y ahora ya son cuatro".

E

n la región hay 51.511 madrileños (el 1% de la población) de entre 18 y 65 años que no saben controlarse delante de las tragamonedas o en el bingo, y los afectados "crecerán en los próximos meses", avisa Ibáñez. Los nuevos adictos al azar han crecido tanto que en el Ramón y Cajal ya tienen lista de espera de dos meses para las terapias. "Antes, en la unidad citábamos cada 30 días, pero ahora las consultas se demoran el doble", explica Ibáñez.

Los que también han notado este repunte de ludópatas son los colectivos de afectados. En la asociación Alejer de Leganés, su presidente, Carlos Rodríguez, aseguran que "cada día viene más gente que está en el paro o que acaban de despedir y que usan el finiquito para probar suerte en el casino". "A finales del año pasado teníamos a 50 ó 60 personas en terapia y ahora ya somos un centenar", aclara Rodríguez.

Con la crisis, además, las familias se dan cuenta antes de la ludopatía porque "al haber menos ingresos en el hogar, los impagos por el juego se perciben antes", puntualiza Elena Durán, terapeuta de los grupos de autoayuda psicológica Apeap.

Los baches económicos también provocan recaídas. "Había gente que jugaba hace mucho tiempo y que ahora, al pasar por apuros financieros, reincide", alertan desde la Asociación para la Prevención y Ayuda al Ludópata.

“Los enganchados al juego por la crisis suelen ser hombres maduros a los que les van mal sus negocios y tienen que cerrar, inmigrantes, y obreros sin empleo del sector de la construcción", comentó.

Este aumento de pacientes corre en paralelo al repunte de las ventas de loterías y las apuestas a través de Internet. El Euromillones y la Primitiva han aumentado sus ventas online un 15%.

Los expertos aseguran que no pasa nada por jugar para pasar el rato, pero el problema viene cuando el juego lleva a tener conflictos personales, familiares profesionales y sociales. Una persona se vuelve ludópata cuando organiza su vida en torno a la adicción y se convierte en su esclavo. Los casinos no son los lugares más frecuentados por la ludopatía, sino los bares, con un acceso mucho más fácil a las tragamonedas.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook